Mar10162018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home dcultura

Música para el culto de Santa Librada. Concierto sinfónico coral

No salgo de mi asombro, he tenido la suerte, junto a otros muchos, de estar presente en el momento de abrir la caja de la gran música generada en la catedral de Sigüenza por sus “maestros de capilla”. El investigador, musicólogo, organista, cantante y no sé cuántas facetas más, Patxi García Garmilla ha presentado al público de Sigüenza su trabajo de tantos años...

Con esas palabras comenzaba el artículo en La Plazuela sobre el concierto de hace justo un año. De nuevo, he sido afortunado y con todo exactamente igual escénicamente, he escuchado un magnífico concierto dedicado al culto de Sta. Librada con obras de los maestros de capilla que escribieron para ese espacio catedralicio, coincidiendo con el año de la restauración del retablo (¡qué maravilla!). La misma orquesta “ProArte” de Madrid, el mismo coro “Aula Boreal” de Bilbao (faltó el “Doinuzahar” de Durango del año pasado) y el mismo director Daniel Garay.

Patxi García Garmilla, en el centro.

En la breve alocución inicial, Patxi García Garmilla (investigación musicológica) comentó el carácter alegre y festivo de las obras dedicadas a Santa Librada, comparables con óperas y zarzuelas por su gracia y esplendor, música que se escucha con mucha facilidad, y autores en los que se sigue investigando y reconstruyendo su legado al igual que se ha hecho con el retablo. Si el año pasado Patxi actuó tocando el órgano positivo, este año ha sido cantando como tenor, con una entrega y gusto encomiable. Muy destacable el barítono José María Gonzalez Estoquera y las sopranos Susana Zabaco e Irene Ojanguren. La contralto Elena Roldán resultó poco audible en las notas graves de la “Antifona a solo de contralto” de Alejo Martinez Aparicio donde la tapaba la orquesta. Obras de dos autores ya escuchados el año pasado, Salvador de Sancho Iturmendi y Juan Lorenzo Muñoz Sánchez, fueron las que abrieron el concierto y si el motete de Iturmendi me gustó, las “Visperas” de Muñoz fueron tan sobresalientes como las “Cuatro Arias al Santísimo Sacramento” del año anterior.

Daniel Garay en la dirección.

Pero el plato fuerte este año han sido las cuatro obras de Francisco Antonio Corral Escolano; en la primera de ellas hasta las castañuelas acompañaron unos breves compases (dando ese toque festivo y alegre del que nos hablaba Patxi), en la segunda, puramente orquestal, escuchamos bellísimos sonidos; la tercera, las “Visperas de Sta. Librada” alternando el latín gregoriano con polifonía, una obra potente con final apoteósico en el Gloriosum Sanctae Liberatae triumphum. La última obra de Corral “Gozos a la Gloriosa Virgen y Mártir Santa Librada” es deliciosa, unas veces en forma de marcha, otras en vals, con estupendo dúo de tenor y soprano. De Buldain Erice escuchamos “Gozos a Sta. Librada” con una estupenda introducción orquestal, solo y coro. Acabamos con “Himno o Gozos a Santa Librada” de José Andreu Figuerola (que también fue director de la banda), obra que algunas personas del público cantaron, unas porque lo aprendieron cuando eran pequeños y el resto por la letra o por la partitura que se repartió, el hecho es que fue un estupendo cierre, primero con la orquesta y el coro, luego, desde el coro de la catedral la soprano y el organista J.A. Marco para acabar todos juntos. Me hubiera gustado tener el don de la ubicuidad y haberlo escuchado todo desde distintos sitios, estoy seguro que cada pieza suena mejor en un sitio concreto, en el coro, en el altar mayor, en la girola, en el crucero, etc. Un pequeño grupo de viento (trompeta, figle, fagot, trompa) y un contrabajo, posicionados en el retablo, ejecutaron una obra instrumental emulando a los antiguos ministriles homenajeando a Sta. Librada, detalle precioso.

Conjunto emulando a los ministriles

La catedral registró otro llenazo, y solo caben alabanzas a todos los músicos, cantantes, solistas y director.

Mucho ánimo para seguir desempolvando esa música y presentarla en la catedral cada vez que sea posible. Sería maravilloso que se grabara todo esto, que fuera la música que sonara en la catedral mientras se visita y que se pudieran adquirir los CD correspondientes. Son nuevos descubrimientos para un turismo cultural musical.

Mil gracias a D. Patxi García Garmilla, al Cabildo (en particular a D. Felipe Peces Rata y a D. Juan Antonio Marco), al Ayuntamiento y a la Fundación Ciudad de Sigüenza por otra hazaña de categoría.

El concierto tuvo lugar el 22 de septiembre en la catedral de Sigüenza.

La restauración de las campanas de la iglesia románica de Carabias

El 24 de julio culminaron los trabajos de restauración de las campanas de la iglesia de Carabias, un núcleo agregado de Sigüenza. Su estado ruinoso ponía incluso en peligro la integridad de la iglesia románica. Los trabajos se iniciaron por iniciativa de la Asociación Cultural El Horno de Carabias. Germán de la Fuente, su presidente, nos cuenta que para conseguir los fondos necesarios para esta restauración tuvieron que recurrir a colectas entre los vecinos del pueblo y a otros procedimientos como rifas y sorteos. También contaron con la buena disposición de las empresas que se han encargado de realizar los trabajos que les han hecho un precio especial con el que han podido afrontar la restauración.

Pero esta restauración que acaba de culminar tiene una historia mucho más larga, y un papel fundamental lo han jugado algunos de los vecinos afincados hace unos años en Carabias. Uno de ellos es el inglés Mick (Michael Green) que es el que, con sus aportaciones económicas, rifas y con su energía, consiguió consolidar los esfuerzos del pueblo para conseguir que el sueño de recuperar las campanas se haya hecho realidad. Ha sido él también el que se encargó de gestionar el asunto con la iglesia y posteriormente el que siguió todo el proceso de restauración con el carpintero que hizo los yugos de sujeción de las campanas. 

En su casa de Carabias, donde pasa cuatro meses al año, en la comida que organizó allí para celebrar esta recuperación Mick recuerda el estado en que se encontraba la iglesia cuando llegó a Carabias allá por los años 80 del pasado siglo cuando llegaron al pueblo (ver foto). 

Otros de los protagonistas de la recuperación de la iglesia han sido Anna y Willers Jessen, alemanes de Hamburgo afincados también desde hace muchos años en Carabias.  De ellos fue la idea, hace ya unos 15 años, de organizar conciertos en la comarca con objeto de recaudar fondos para la restauración de las campanas.  Willers Jessen de la mano de su grupo de rock Midlife Special se ha hecho conocido durante estos años actuando además de Carabias, en Sigüenza y en Bujalcayado, donde este año llevaron a cabo un concierto con luna llena (este año con el aliciente del eclipse). Anna recuerda con nostalgia que también la luna llena acompañó al primer concierto de Midlife Special en la comarca.

Rafael Relaño y Enol Jiménez, colocan la campana en la torre de la iglesia.

Los artífices del trabajo han sido la seguntina Carpintería Relaño y la empresa de restauración guadalajareña Tríptico-restaura, conocida por varios trabajos en la misma catedral seguntina y en diversas iglesias de la provincia. Se juntaron en un proyecto único, haciendo los primeros la carpintería y la sujeción, y los segundos la parte de la conservación. Hablamos con Rafael Relaño (Carpintería Relaño) y con Enol Jiménez (Tríptico-restaura), cuando acababan de culminar la instalación de las campanas, sobre las características de su trabajo. Las campanas se componen del yugo y la campana propiamente dicha. Enol nos dice que hubo una época en España que por ahorrarse materiales, en vez de hacerse los yugos en madera hacían unas estructuras en hache (H) de hierro. “No es lo más adecuado en restauración pero muchas veces por falta de medios se recurre a esto. Es una pena que en muchos sitios de Sigüenza se haya recurrido a esto”, añade Rafael Relaño.

“Las dos campanas son las mismas que había, lo que se ha hecho es una consolidación, se ha hecho una limpieza técnica a base de ácidos, en una de ellas que presentaba un grieta se han colocado unas lañas para evitar que se abriera. La otra se conserva en buenas condiciones y se puede tocar. No hemos refundido las campanas, porque si lo hubiéramos hecho, aunque la hubieras hecho con el mismo material ya no sería una campana del siglo XIX sino una campana del siglo XXI, y perdería  todo el valor”, nos explica Enol Jiménez de Tríptico-restaura. Apostilla que no se ha tocado la campana por dentro para no cambiar el sonido. A continuación toca con el badajo la campana y podemos apreciar el limpio y reverberante sonido que emite. “El sonido es la mejor forma de ver que has hecho bien el trabajo”, termina Enol.

Son nuevos los yugos de madera que sujetan las campanas. Los antiguos, que ya no podían cumplir su función de sujeción, se encuentran actualmente en tratamiento para curar la madera de carcoma y de termita. Cuando se consoliden se expondrán en la misma iglesia. De hacer las reproducciones exactas de los yugos se ha encargado la Carpintería Relaño. “Las reproducciones las hemos hecho exactamente igual, con los dibujos que tenían, luego claro las hemos firmado, como las antiguas, que datan de 1815 y de 1877, que tenían el nombre del que las hizo”, explica Rafael Relaño añadiendo que estaban en peligro de caerse y arruinar el tejado. Sobre el tipo de madera añade: “Nosotros somos carpinteros y nos dedicamos a todo lo que sea madera. La madera es de olmo, para hacer los yugos hemos traído la madera de Soria”. Nos explica que el olmo es una de las maderas más resistentes y que el yugo antiguo también era de este tipo de madera. “En ningún momento estás haciendo un falso histórico, porque las maderas antiguas estarán expuestas abajo. El herraje es el mismo que tenían las campanas antiguas, se ha quitado del yugo antiguo y se han vuelto a colocar”, interviene Enol Jiménez.

“El trabajo está ya casi terminado, solo nos resta poner unas mallas de gallinero para evitar que entren las palomas y arruinen las piedras, se van a colocar por dentro para que se vean y luzcan desde fuera las campanas”, termina Rafael Relaño.

Por último Enol Jiménez quiere resaltar el valor de las campanas. “Son muchas veces más patrimonio que las mismas imágenes. Las campanas en el pueblo servían para muchas otras cosas más que para los actos religiosos. En muchos casos se comunicaban un pueblo con otro según el sonido de la campana”.

En el Año Europeo del Patrimonio, la culminación de la rehabilitación de la iglesia románica de Carabias es un ejemplo de cómo, con la contribución de muchos, se puede conseguir salvar unos tesoros artísticos que parecían abocados a la ruina.

Una de las campanas recién restauradas ya lista para funcionar.

 

Gestión e inauguración de la Sala de la Fragua y los tapices flamencos de la catedral de Sigüenza

En este año 2018, la Fundación Ciudad de Sigüenza cumple 21 años de singladura. Nació con una vocación de servir a la cultura y patrimonio de Sigüenza, como fuente de desarrollo y futuro de la ciudad, servicio de colaboración entre distintas instituciones, presentando iniciativas y llevándolas a cabo mediante convenios y apuestas de voluntariado, asumiendo compromisos y enfrentándose con retos, que conllevan, en algunos casos, un alto riesgo para llegar a conseguir los objetivos.

De todas las actuaciones realizadas a lo largo de estos años, sin lugar a duda, colaborar con la Catedral de Sigüenza, ha sido un verdadero privilegio. Siempre agradeceremos al Obispado y al Cabildo la confianza depositada en la Fundación con la firma de convenios de colaboración, necesarios para acometer los proyectos relacionados con los tapices flamencos de la Catedral, que con la inauguración de la Sala de la Fragua y la restauración de los tapices “Historia de Rómulo y Remo”, se han cumplido y se finalizan los objetivos marcados en los mismos.

La restauración de los tapices flamencos de la serie de “Historia de Rómulo y Remo” y las obras de la Sala de la Fragua de la Catedral de Sigüenza son dos proyectos conexionados, pero independientes en su gestión y financiación.

 

Antecedentes

De forma resumida. En el año 2013, con motivo del IV Centenario de la muerte de El Greco, se organizó la comisión “Sigüenza Universo Greco”, y se planteó la iniciativa de la restauración de los tapices de la serie “Alegorías de Palas Atenea”, junto con la nueva ubicación del cuadro de la Anunciación del Greco. La comisión estuvo formada por varias instituciones, que se comprometieron, para iniciar el proyecto, con una financiación de 15.000 euros cada una: el Cabildo, el Ayuntamiento de Sigüenza, la Diputación Provincial de Guadalajara y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Financiación, que finalmente se completó con fondos europeos a través del ADEL Sierra Norte, de las empresas Font-Vella, Redexis y Metrópolis Seguros y de la Fundación Ciudad de Sigüenza.

Esta comisión “Sigüenza Universo Greco”, al carecer de entidad jurídica para acometer los diferentes compromisos necesarios para sacar adelante la iniciativa, ante la falta de tiempo y de recursos para ejecutar todo el proyecto, asumió que la Fundación Ciudad de Sigüenza llevara la responsabilidad para efectuar la gestión, cumplir los objetivos y garantizar la financiación.

El 28 de enero de 2014, el Cabildo de la Catedral y el Presidente de la Fundación Ciudad de Sigüenza firmaron el Convenio de Colaboración, que contemplaba la restauración de la primera serie de tapices y su musealización, en un plazo inmediato para ese año 2014. 

La Real Fábrica de Tapices llevó a cabo la restauración, y el 28 de julio de 2014 se inauguró la primera fase del Museo de Tapices Flamencos de la Catedral, junto con la nueva ubicación de la Anunciación del Greco en otra capilla del claustro.

Este convenio también contemplaba otra actuación para la restauración de la serie “Historia de Rómulo y Remo”, en los años 2015-2016, siempre que se pudiese conseguir la financiación necesaria.

Gloria de las Heras, de la Fundación Ciudad de Sigüenza en el día de la inauguración.

 

Proyecto de restauración de la serie de tapices “Historia de Rómulo y Remo”

La serie de ocho tapices flamencos, de la “Historia de Rómulo y Remo” relata la leyenda de la fundación de Roma a través de distintos pasajes, basados principalmente en la “Historia de Roma” de Tito Livio y de Plutarco. El obispo Andrés Bravo de Salamanca donó esta serie de tapices, junto con la de “Alegorías de Palas Atenea”, en el año 1664. Fueron diseñados por un artista flamenco seguidor de Charles Poerson y ejecutados en los talleres de Jean Le Clerc y Daniel II Eggermans en Bruselas, manufacturas de gran reputación en el mundo del tapiz.

La restauración de los tapices también ha sido realizada por la Real Fábrica de Tapices, después de un período complicado, con un conflicto laboral grave. Esta prestigiosa institución estuvo a punto de cerrar y devolver los tapices, sin restaurar a la catedral de Sigüenza. Después del acierto en el nombramiento en 2016 de un nuevo gerente, Alejando Klecker de Elizalde, y en condiciones muy favorables para los tapices de la Catedral, ya que el compromiso estaba con precios de 2013, se inició la restauración de los mismos y se finalizó en el mes de abril de 2018, con un magnífico trabajo que ha completado el conjunto de textiles flamencos catedralicios, con un cuidadoso montaje y una elegante presentación.

Para su financiación, han participado, por partes iguales, 15.000 euros, al igual que la primera fase, el Cabildo Catedralicio, el Ayuntamiento de Sigüenza, la Diputación Provincial de Guadalajara y Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Fundación Impulsa. La coordinación y la garantía de la financiación la ha llevado a cabo la Fundación Ciudad de Sigüenza, a través de distintos convenios firmados con estas instituciones. 

 

Obras de restauración y musealización de la Sala de la Fragua 

Para la ubicación de esta serie de “Historia de Rómulo y Remo” había que acometer unas obras importantes en la llamada Sala de la Fragua, ubicada en la panda oriental del claustro. Era necesario intervenir con una nueva cubierta, paramentos exteriores, excavación para creación de una cámara de aire para evitar filtraciones, revoco en paramentos interiores, iluminación, creación de bastidores y posterior montaje, etc.

La Sala de la Fragua conserva buena parte de sus estructuras medievales originales, fue construida en la segunda mitad del siglo XII siguiendo un modelo cisterciense que protege los espacios habitables con cubiertas de madera sostenidas por arcos diafragma. Sufrió algunas reformas en el siglo XVI, coincidiendo con la construcción del actual claustro y la sala capitular adyacente, y, como su nombre indica, ha servido de taller para la construcción de la Catedral.

El 14 de febrero de 2017 se firmó el otro Convenio de Colaboración, entre el Cabildo y la Fundación Ciudad de Sigüenza, que ejerció de promotora de las obras, al objeto de gestionar, buscar la financiación y coordinarlo con el expediente de restauración de la serie de tapices mencionada, todo bajo la supervisión del Cabildo.

El proyecto de las obras de la Sala de la Fragua lo realizó el estudio B.A.B. Arquitectos, encabezado por Mercedes Álvarez, Eduardo e Ignacio Barceló, autores del Plan Director de la Catedral. En el mes de marzo el proyecto se presentó a los Fondos Europeos de Desarrollo Rural, a través de ADEL Sierra Norte, a finales de julio se aprobó con declaración de Proyecto No Productivo y se consiguió una financiación del 75%. El Cabildo asumió el compromiso de la aportación del 25% restante, con lo que se consiguió el 100% y rápidamente comenzaron las obras. También han participado, para completar el resto de financiación, de la restauración de tapices y del proyecto de comunicación, musealización de esta sala y otras zonas del claustro, con paneles informativos, cartelas, cintas de seguridad, trípticos, etc., la empresa Font-Vella, Carmen Moreno y la Fundación Ciudad de Sigüenza.

La empresa ejecutora de las obras, al igual que la primera fase, ha sido Casas de la Alcarria, S.L. Han realizado un gran trabajo, bajo unas condiciones climatológicas muy difíciles, en uno de los inviernos más duros que se recuerdan. El proyecto de comunicación visual de toda la musealización de las salas es de Carlos Aragón y la empresa ejecutora de la señalética lo ha sido la empresa Todo en Letras. Las obras comenzaron en septiembre de 2017, y finalizaron, junto con la musealización de la sala de la Sala de la Fragua y otros ámbitos del claustro, en julio de 2018.

Inauguración de la Sala de la Fragua y de los tapices flamencos

Con la inauguración oficial de la Sala de la Fragua y los tapices de “Historia de Rómulo y Remo”, se dan por cumplidos los objetivos marcados en los mencionados Convenios. Esta inauguración fue el 16 de julio de 2018, a las 10 h., delante del Altar de la Virgen de la Mayor, obra encargada por el obispo Andrés Bravo de Salamanca, el mismo que donó las dos series de tapices flamencos a la Catedral.

Presidida por Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara, y presentada por el deán Jesús de las Heras, abrió el acto el alcalde de Sigüenza, presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara y presidente de ADEL Sierra Norte José Manuel Latre, al que siguieron el director de la Real Fábrica de Tapices Alejandro Klecker de Elizalde, la vicepresidenta de la Fundación Ciudad de Sigüenza Gloria de las Heras, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha Emiliano Page y fue clausurado por el obispo. Contó también con la asistencia de miembros del Cabildo, del embajador belga Marc Calcoen, y de otras autoridades locales, provinciales y regionales, así como una amplia representación de la sociedad seguntina.

Posteriormente, después de la bendición de los espacios, se llevó a cabo la visita a la Sala Capitular de verano, también restaurada y musealizada por el Cabildo, para esta ocasión, con la exposición de los lienzos de las Sibilas y de importantes ornamentos litúrgicos, y la Sala de la Fragua con la colección de tapices. Durante el día 16, por la tarde y el día 17, mañana y tarde se organizaron jornadas de puertas abiertas para poder ver todo el patrimonio recuperado, con la asistencia de gran cantidad de público.

Para la Fundación Ciudad de Sigüenza, ha sido una gran satisfacción, haber podido cumplir los objetivos, servir de puente entre todas las instituciones públicas y privadas y de todos los que han intervenido en la ejecución de los proyectos; todos unidos por la confianza y la responsabilidad, hemos conseguido un proceso coral, que ha sido un ejemplo de colaboración y eficacia, tras superar todos los trabajos necesarios, con sus problemas y dificultades que un proyecto de esta categoría conlleva. 

Hoy, la Catedral de Sigüenza, después de muchos esfuerzos por parte del Cabildo, bajo cuya supervisión se han realizado los proyectos, puede mostrar un claustro musealizado, aumentando así el atractivo de la catedral y de Sigüenza, apostando por el patrimonio como fuente de lectura espiritual y de desarrollo social y económico de la ciudad y su comarca, en este año tan marcado por el 850 Aniversario de la consagración de la Catedral y su Año Jubilar, que a todos los efectos tiene que repercutir con buenos frutos para el bien y el futuro, en todos los ámbitos, de la catedral y de la ciudad.

Antonio Manada del Campo

Presidente de la Fundación Ciudad de Sigüenza

Abecedario del patrimonio cultural de Sigüenza en el Año Europeo del Patrimonio Cultural

A de Año Europeo del Patrimonio Cultural. En nuestro caso podríamos denominarlo “Año Seguntino del Patrimonio Cultural”. Un tiempo para reflexionar íntimamente y preguntarnos cada uno de nosotros qué podemos hacer para conservar y trasmitir a nuestros hijos el rico patrimonio cultural de nuestra ciudad.

B de Bicentenario. Celebramos en este 2018 los 200 años de la presencia de las monjas Ursulinas en nuestra ciudad. Valorando no solo su papel religioso y educativo, sino también su contribución a la conservación de uno de los ejemplos más singulares del patrimonio arquitectónico barroco de Sigüenza: su convento y su iglesia. Templo donde se celebrará el día 16 de agosto la función en honor a San Roque, uno de los patronos de nuestra ciudad. Y desde la que partirá la procesión con su imagen por el barrio que lleva su nombre. Función y procesión que son ejemplos del patrimonio litúrgico y folklórico seguntino.

C de Consagración. La catedral es protagonista indiscutible de este año 2018 en el que conmemora el 850 aniversario de su consagración. Por esta razón el Papa Francisco, a petición del obispo Atilano Rodríguez, le ha concedido un Año Jubilar que se comenzó el día 19 de junio y concluirá en la misma fecha del 2019. En recuerdo de la solemne ceremonia con la que se inició este Año y como guía para ganar el jubileo, los canónigos Felipe Peces y Alejo Navarro han publicado el libro “Año jubilar. 850 años de la consagración de la catedral de Sigüenza (1169-2019)”.

D de Doncel. En 1965 los seguntinos decidieron denominar geo turísticamente a Sigüenza “la ciudad del Doncel” por ser entonces la escultura funeraria de Martín Vázquez de Arce su mejor sello de identidad artística y su mayor atractivo turístico. Aún hoy, en este Año Seguntino del Patrimonio Cultural, esta efigie de alabastro, que representa al Doncel recostado leyendo un libro y que se conserva en la capilla catedralicia de san Juan y santa Catalina, sigue siendo el principal referente turístico de nuestra ciudad. Tan solo por su mera existencia, por ser un ejemplo de patrimonio artístico de extraordinaria factura y belleza, Sigüenza podría optar a ser declarada Patrimonio de la Humanidad. 

E de Exposición. Como complemento del Año Jubilar de la catedral, en el Museo Diocesano de Arte Antiguo, que en este 2018 celebra el 50 aniversario de su apertura, se ha inaugurado una exposicióntitulada “Fortis seguntina. La catedral románica y el Cister”. En ella destaca la presencia de una gran maqueta que representa el estado de las obras de la catedral en la época de su consagración. Complementan esta exposición una serie de documentos coetáneos, extraídos del rico archivo catedralicio, ejemplos singulares del patrimonio documental seguntino; y las reproducciones a tamaño natural de los únicos ejemplos de escultura figurativa románica existentes en el templo. Una exposición que tendrá dos fases posteriores en las que se analizará la catedral en la época gótica y en la renacentista.

F de Fiestas. En este mes de agosto celebramos las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Mayor y a San Roque, fiestas que son ejemplo representativo del rico patrimonio folklórico de nuestra ciudad. En ellas destacan también varios ejemplos de patrimonio inmaterial, como son la música de las dulzainas y de las charangas que acompañan a las carrozas y peñas, los juegos tradicionales, el baile de los gigantes, el “corre que te pillo” de los cabezudos, o los fuegos japoneses y artificiales. Por todo ello estas fiestas de agosto han recibido el sello del Año Europeo del Patrimonio Cultural. 

G de Gastronomía. La gastronomía es parte del patrimonio inmaterial de nuestra ciudad y uno de sus atractivos turísticos más conocidos. El lema del Año europeo, “Nuestro patrimonio, donde el pasado se encuentra con en futuro”, se cumple perfectamente en el mundo gastronómico, ya que muchas de las recetas más novedosas de nuestros bares y restaurantes encuentran su raíz en las elaboradas por las “guisanderas” de antaño y se fundamentan como entonces en productos de la tierra. Tema que se evidencia, por ejemplo, en el Restaurante el Doncel, que este año ha obtenido la primera estrella Michelin de Guadalajara.

H de Historia. En 1965 la ciudad de Sigüenza fue declarada Conjunto Histórico Artístico valorándose no solo sus más de dos mil años de existencia, sino también las huellas que esos siglos de historia dejaron en ella desde el punto de vista del patrimonio arquitectónico. Una catedral, un castillo, dos templos románicos, más de una centena de casas medievales, varias casonas de gran interés y diversos edificios municipales. Y además, una decena de iglesias, ermitas y conventos renacentistas, barrocos y neoclásicos, varios hospitales, un hospicio y una universidad. 

I de Iter Iubilaris. Para recibir las indulgencias concedidas por los 850 años de la consagración de la catedral, además de confesar y comulgar, se ha de peregrinar al templo jubilar y recorrer en su interior el “Iter Iubilaris”, el Itinerario jubilar. Un itinerario que consiste en la visita a los cinco lugares del templo vinculados a su consagración: el arco de entrada a la torre del Gallo, donde aparece el Crismón con la fecha de la consagración; el sepulcro de Bernardo de Agén, el obispo que ideó la catedral románica; el altar de Santa Librada, donde se guardan sus reliquias sobre las que se fundamentó el templo; la capilla mayor, tras cuyo retablo se oculta el primitivo ábside catedralicio; y la Virgen de la Mayor,que preside el altar del trascoro, que acompañó a Don Bernardo en la reconquista de Sigüenza. 

J de Juegos. Los concursos de juegos tradicionales seguntinos, que son parte del patrimonio folklórico de nuestra ciudad, están siempre presentes en el programa de las fiestas de agosto. En ellos participan los hombres y mujeres que a lo largo del año disfrutan en la Alameda practicando los mismos juegos que entretenían a sus mayores, la petanca, la tanguilla y los bolos castellanos. Juegos que se han trasmitido de padres a hijos durante siglos, costumbre que continúa en la actualidad. Sin olvidarnos del tradicional campeonato de ajedrez en honor a san Roque.

K de Ran(K)ing. Sigüenza dentro del ranking de destinos turísticos más visitados en Castilla-La Mancha ocupa el segundo lugar después de Toledo como demuestran las cifras recogidas en la Oficina de Turismo. Y también podemos considerarla el kilómetro O de muchas de las rutas turísticas que recorren nuestra Serranía Norte, como la Ruta del Románico rural. Sin olvidarnos de que forma parte del Camino del Cid, la Ruta del Quijote o el Camino de la Lana.  

L de Librada. Don Bernardo de Agén trajo la mitad de los huesos del cuerpo de santa Librada que se conservan en la urna que preside el altar que le dedicó en el siglo XVI el obispo Don Fadrique de Portugal. Una joya del patrimonio artístico renacentista de nuestra catedral que hoy brilla con luz propia tras su magnífica restauración. Altar en cuyo retablo pictórico se narra la verdadera historia de esta virgen y mártir aquitana, que murió degollada, y que durante siglos fue patrona de la ciudad. Patronazgo que perdió por influencia de falsos cronicones que negaban su existencia real y que en la actualidad pretende recuperar la revivida Hermandad de Santa Librada. La restauración también se ha centrado en el Mausoleo de Don Fadrique, la puerta del Jaspe y la sacristía de la santa.

M de Museo. Destacamos en este apartado la Casa del Doncel, donde vivió Martín Vázquez de Arce y su familia. En ella conviven el Museo de la Vihuela de mano y la guitarra “José Luis Romanillos” con las aulas de la Universidad de Alcalá en Sigüenza. El archivo histórico municipal con la exposición permanente de los cuadros del Trío de color, Fermín Santos, Raúl Santos y Santos Viana, cedidos al ayuntamiento por la viuda de este último, Josefina Claudina Yáñez. Y el Museo de la fabricación de alfombras, inaugurado gracias a los fondos de la familia Toro, con el Restaurante Nolä.  

N de Natural. Además de por la variedad de su Patrimonio Cultural, Sigüenza destaca por su rico Patrimonio Natural en el que podemos incluir el Parque de la Alameda, la Pinarilla, el Pinar y algunos enclaves de sus alrededores como el Parque Natural del río Dulce o las Salinas del río Salado. Recordemos que gran parte de los beneficios de las Salinas de Imón, que fueron propiedad del Cabildo, se invirtieron en la época medieval en la construcción de la catedral seguntina. 

Ñ de Ni(ñ)os. El Año Europeo del Patrimonio Cultural está orientado principalmente a los niños y a los jóvenes. A enseñarles a valorar la herencia del pasado que han preservado para ellos sus mayores. La conservación en el futuro de nuestro patrimonio dependerá del amor que por el mismo logremos inculcar en las nuevas generaciones. Si ellas toman conciencia del tesoro que significa heredar un “pasado tan rico”, lo gestionarán de forma adecuada para que les asegure un próspero futuro en el que el turismo cultural sea uno de sus mayores alicientes. 

O de Obispos. No debemos olvidar que desde su reconquista en el siglo XII hasta el siglo XVIII Sigüenza fue un señorío episcopal que compartieron sus obispos con sus sucesivos cabildos. Ambos, obispos y cabildos fueron esplendidos mecenas, que cuajaron la catedral y la ciudad de magníficas obras, monumentos y barrios. Destaquemos en esta ocasión a los protagonistas de la exposición “Fortis seguntina”: Bernardo de Agén,que ideó la nueva catedral; Pedro de Leucata, que inició sus obras; Cerebruno, que las continuó; Joscelmo, que consagró el templo; y Martín de Finojosa y Rodrigo, en cuyas prelacías se dejó sentir en la catedral la influencia del Cister y los inicios del arte gótico. 

P de Peñas. Son las peñas seguntinas las que dan color las fiestas de agosto. Su presencia es constante desde el primer al último día. Bullen en la caravana, acompañando a las Reinas y Damas de fiestas con sus charangas o grupos de dulzaineros; participan en la mayoría de los actos festivos: ofrenda floral a la Virgen de la Mayor, noche del disfraz, baile de Gigantes y Cabezudos, encierros y corridas de toros. Y también en la Procesión de los Faroles portando los misterios. Pero además, cada una de ellas organiza su propia fiesta en sus locales, donde no faltan “las comidas de peña”, que son un singular patrimonio gastronómico de nuestra ciudad.

Q de Queja. Acostumbramos a quejarnos de lo que los demás hacen en contra de nuestro patrimonio y deberíamos ser capaces de cambiar este discurso y de preguntemos ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros por el patrimonio de nuestra ciudad? Como primer paso diría que inculcar el amor por la herencia del pasado a nuestros hijos para que se convierta en uno de los fundamentos de su futuro. 

R de Rómulo y Remo. Acaba de inaugurarse en el claustro catedralicio la Sala de la Fragua, recientemente restaurada, donde se han expuesto los ocho tapices flamencos de la Serie dedicada a la “Historia de Rómulo y Remo” restaurados a su vez en la Fábrica de Tapices de Madrid. Con esta inauguración se completa el Museo de los Tapices que fueron regalados por el obispo Andrés Bravo de Salamanca a su cabildo en el siglo XVII, cuya primera sala se abrió en el 2014 con la exposición de los ochodedicados a “Las alegorías de Palas Atenea”. Desde estas líneas queremos reconocer la labor de todas las personas y entidades públicas y privadas implicadas en la gerencia del proyecto, en su financiación, en su ejecución y en la musealización de todas las salas del claustro. Y también a sus guías oficiales y voluntarios. 

S de Solidaridad. El año Europeo del Patrimonio Cultural tiene como otro de sus objetivos que todas las personas que viven en cada uno de los países comunitarios valoren no solo su patrimonio, sino el de sus vecinos y el de todos los que llegan a Europa desde mil lugares del mundo. Con frecuencia es a través de jornadas culturales como se logra mejorar la convivencia entre todos. Como ocurre en nuestra ciudad con las actividades de puertas abiertas que se organizan en el Centro seguntino de refugiados, dependiente de ACCEM, en las que se pueden conocer las tradiciones diversas de cada migrante. 

T de Toros. En Sigüenza las corridas de toros tienen una tradición de más de quinientos años, cuando eran el festejo imprescindible de algunas de las principales fiestas que se celebraban en nuestra ciudad. En la actualidad, tanto las corridas como los encierros que las anteceden se concentran en las fiestas patronales de agosto, siendo uno de sus mayores atractivos para seguntinos, veraneantes y vecinos de las pedanías. 

U de Urbanismo. La ciudad del Doncel desde el punto de vista del Patrimonio urbanístico es excepcional. No solo porque conserva gran parte de sus dos murallas medievales y de su recinto renacentista, sino porque en pocos metros, los que distan desde su Castillo a su Alameda, podemos conocer las características del urbanismo medieval en las Travesañas; del renacentista en la Plaza Mayor; del barroco en la calle donde se alzó la universidad, actual palacio del obispo; del ilustrado en el barrio de San Roque; del neoclásico en la Alameda, y del contemporáneo en las nuevas urbanizaciones y barrios de chalet. Un patrimonio tan variado del que muy pocas ciudades en el mundo pueden hacer gala. 

V de Virgen. La talla de la Virgen de la Mayor será la protagonista este año, como lo es desde 1493 de una de las manifestaciones religiosas más tradicionales de Sigüenza, su procesión por las calles de la ciudad. Una procesión que se celebra al domingo siguiente de la solemnidad de la Asunción de María (15 de agosto). Procesión que desde hace 90 años se acompaña de un Rosario de Faroles que portan los peñistas, los hombres y mujeres de su Cofradía, fundada en el siglo XVI, y decenas de devotos. Otros rosarios, “los de la aurora” son los que se rezan durante las fiestas a primera hora de la mañana, en diversos recorridos que se inician en las principales iglesias de nuestra ciudad.

X de E(x)cavaciones. Sigüenza posee en sus alrededores un patrimonio arqueológico de gran interés. Pero desde hace años estas evidencias físicas del pasado han aflorado en la propia ciudad. Un ejemplo singular fue el hallazgo de las tumbas de quienes construyeron la catedral en el siglo XII y XIII en el actual Museo de la Necrópolis. Y más recientemente la aparición de los vestigios de la ciudad anterior a la Reconquista en las excavaciones de la nave de la Iglesia de Santiago, que en breve se convertirá en Centro de Interpretación del Románico de la Provincia de Guadalajara. 

Y de A(y)udar. Todos podemos ayudar con nuestro apoyo a que el patrimonio cultural seguntino del que nos hemos hecho eco en este Abecedario pueda conservarse en perfecto estado y trasmitirse a las nuevas generaciones. 

Z de Confian(z)a. Tengo plena confianza en todos esos niños y jóvenes que heredarán el patrimonio cultural de nuestra ciudad y que harán suyo el lema del Año Europeo del Patrimonio del que antes hablamos: “El patrimonio, donde el pasado se encuentra con el futuro”. 

 

Pilar Martínez Taboada

Cronista Oficial de Sigüenza

 

Los retablos platerescos de la catedral de Sigüenza

La majestuosa y silente catedral de Sigüenza, toda oliveña y rosa en el decir de Ortega y Gasset, significativa muestra del camino recorrido por el arte cristiano desde la mitad del siglo XII, celebra gozosa un año santo jubilar, el primero de su historia, con motivo del 850 aniversario de su consagración litúrgica. Viajeros y peregrinos, andariegos y visitantes, al pasear por las amplias naves catedralicias, entre un mar de airosas bóvedas y de robustos pilares ceñidos por dobles columnas, quedan sorprendidos por el sutil aroma de infinitud que envuelve el ambiente. En el brazo norte de la nave crucero, los retablos de santa Librada y del obispo Fadrique de Portugal, ahora preciosamente restaurados, entregan a todos el palpitante centellear de su espléndida traza plateresca. Fastuosas obras renacientes, de intenso carácter italianizante, que engalanan este noble rincón del templo seguntino con refinadas labores de gran riqueza ornamental. 

Los dos elegantes retablos engarzan y comparten una antigua y común historia. En la primavera de 1512, Fadrique de Portugal, consejero del emperador Carlos, toma solemne posesión del obispado de Sigüenza. Atrás quedan sus años de infancia en casa de su padre Alfonso de Braganza, conde de Faro, las canonjías en Albarracín y Segorbe, además de sus prelaturas en Calahorra y Segovia.  

La catedral seguntina vive un tiempo de esperanza y una pléyade de artistas y maestros de obras trabajan incesantemente en el adorno y decoración de naves y capillas. El flamante prelado, ejemplo destacado de príncipe renacentista, desea sumarse a tan singular afán constructivo. Fiel a sus orígenes portugueses, manda levantar y sufraga un armonioso retablo dedicado a santa Librada, mártir cristiana del siglo IV, entonces patrona de la catedral, de la ciudad y de la diócesis. Una santa muy venerada por tierras gallegas, francesas y lusitanas.   

Fadrique de Portugal no repara en gastos. Encarga el proyecto del retablo a Alonso de Covarrubias, y la talla a Francisco de Baeza, reconocido maestro de obras de la catedral. Ambos creadores ejecutan una bellísima iconografía cuajada de símbolos y sugerencias. Dispuesto a modo de un doble arco triunfal, esculpido en piedra caliza, luego policromada, en la parte superior del retablo, bajo una gran hornacina cerrada por bella cancela, se guardan las reliquias de santa Librada depositadas en arca de plata, oculta, a su vez, en una gran urna de piedra labrada. Unos restos traídos a Sigüenza, según quiere una añeja tradición, por el primer obispo medieval, Bernardo de Agen, conquistador de la ciudad. 

Festoneando, de arriba abajo, la calle central del retablo, sobresalen, cuatro a cada costado, las figuras de las ocho hermanas de la santa, nacidas con ella en un prodigioso y único parto. En las calles laterales, se entreveran cartelas y volutas, boceles y rótulos, además de varios escudos de Fadrique de Portugal sostenidos por ángeles. Todo un exuberante y vistoso arrebato decorativo.   

Causa admiración descubrir en la parte inferior del retablo, cobijadas igualmente en profunda hornacina y encuadradas por pilastras, arcos y frisos, la presencia de seis tablas, de delicadas formas manieristas, pintadas por el ilustre Juan de Soreda. La tabla central, de gran perfección, representa a santa Librada, sentada sobre un trono y tocada de un largo manto rojo, llevando entre sus manos la palma del martirio. Dicen que su rostro recuerda al de la emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos V. Las restantes pinturas, salvo la Crucifixión, desvelan alegóricas escenas de la legendaria existencia de santa Librada. 

Escudo de Fabrique de Portugal

Al contemplar el primoroso retablo, Fadrique de Portugal, extasiado y satisfecho, expresa su deseo de ser enterrado en este recoleto lugar de la iglesia seguntina. Con tal fin, ordena la construcción de su propio mausoleo en el paño de pared contiguo al altar de la santa. De nuevo, el diseño de Covarrubias y el esculpir de Francisco de Baeza, sin olvidar la colaboración de Sebastián de Almonacid y de Juan de Talavera, formulan un más que admirable panteón, en una extraordinaria propuesta de pleno lenguaje plateresco, cuyo atavío y ornamentación superan, si ello es posible, a los del retablo hermano.  

El mausoleo de Fadrique de Portugal, construido en piedra de alabastro, se ordena en torno a una gran hornacina central, coronada por una venera invertida, presidido por la estatua orante del prelado, de rodillas sobre un reclinatorio, flanqueado por dos prestes, igualmente arrodillados, que portan una mitra y un cirio. Las tres pétreas figuras se revisten cos vastas capas pluviales. La mirada de don Fadrique, henchida de plegarias, se dirige en la distancia hacia la urna que atesora las reliquias de santa Librada, su reverenciada intercesora. A los lados, bajo pequeños nichos, las tallas de san Pedro y de san Pablo enriquecen la colosal composición artística.  En el primer cuerpo del grandioso monumento, entre grutescos y motivos vegetales, descuella un descomunal escudo de armas del obispo, tenido por dos ángeles, a cuyos flancos asoman las figuras de san Andrés y de san Francisco. 

Los refulgentes retablos de santa Librada y Fadrique de Portugal entrelazan, con aire de eternidad, la memoria en piedra de una santa de lejanos tiempos con el monumento funerario de su devoto prelado. Fascinador compendio del arte de su tiempo que, a juicio de muchos, deviene en una de las más valiosas expresiones artísticas de la catedral de Sigüenza. 

 

Application 0.011 seconds (0.011); 0.99 MB (0.770) - afterLoadApplication 0.052 seconds (0.041); 2.73 MB (1.739) - afterInitialiseApplication 0.086 seconds (0.034); 4.07 MB (1.344) - afterCache