Lun12112017

Last updateLun, 11 Dic 2017 10am

Back Está aquí: Home NATURALEZA El monte en peligro

Naturaleza

El monte en peligro

El pasado 16 de julio se cumplían 12 años del comienzo del incendio de La Riba de Saelices. La trágica historia comienza por culpa de la estupidez de unas personas que se empeñaron en realizar una barbacoa a pesar de que fueron advertidos para que no la efectuaran por el fuerte viento que hacía. Consecuencia, murieron 11 personas pertenecientes al retén contra incendios de Cogolludo y se quemaron 12.887,37 ha, o como dicen mucho en televisión el equivalente a 25.774 campos de futbol, de las cuales 12732,73 fueron de masa forestal. Este incendio permaneció activo desde el día 16 hasta el día 20 y no fue considerado sofocado totalmente, por miedo a que los rescoldos pudieran volver a activarlo en algunos lugares, hasta el día 2 de agosto, según fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Estos antecedentes son importantes porque estamos en el mes de agosto, que es históricamente el mes donde se alcanza el número máximo de siniestros, seguido de julio y septiembre. Pero sobre todo porque si tomamos los datos de la última década (2001-2010) de los 170.822 incendios que se produjeron en España más del 78% fueron causados por personas. Para ser más exactos 93.489 fueron intencionados, 39.825 causados por negligencias como la de los excursionistas de La Riba de Saelices, 26.267 por causas desconocidas (aquí puede que más de uno tengan como causa la mano de los seres humanos), 7.499 causados por rayos y 3.742 por reproducción de fuegos que se creían extinguidos. Por lo tanto, y con estos datos, creo que es muy necesario que nos sensibilicemos sobre el peligro que podemos generar no solo al medio ambiente sino también a la vida de muchas personas. Siguiendo con los datos en esa década (2001–2010) por culpa de los incendios forestales en España fallecieron 68 personas, 51 miembros del personal de extinción de incendios y 17 ciudadanos ajenos al personal de incendios. La mayoría de estas 17 personas fallecieron intentando huir del incendio o atrapados en sus viviendas como ocurrió en los incendios de Riotinto (Huelva) en 2004 o Arenas de San Pedro (Ávila) en 2009.

Recordar que los incendios accidentales se originan a partir de colillas, vidrios abandonados que hacen efecto lupa, barbacoas, incendios en viviendas cercanas al monte, quema de rastrojos, fuegos artificiales,… Es importante tener mucho cuidado donde aparcamos el coche ya que la alta temperatura que alcanza el catalizador puede provocar que si hay hierbas debajo de nuestro vehículo estas comiencen a arder.

Consecuencias del incendio de la Riba de Saelices en 2005

Debemos recordar que el monte es vida, en él viven árboles, arbustos, pequeñas plantas, animales y hongos. Y no solamenteviven en él, sino que necesitan de él para vivir. Cuando ha pasado un incendio por el monte el silencio se apodera de él, os puedo asegurar que es espeluznante esa sensación de muerte, ese silencio denso que se siente en un monte arrasado por el fuego porque todos los animales han desaparecido y ni siquiera quedan hojas por las que el viento pueda silbar ya que las plantas, arbustos y árboles ya no están. En poco tiempo se ha destruido lo que la naturaleza ha tardado tantos años en crear. La regeneración de un bosque después de un incendio está estimada en 130 años de media.

Y no todo termina cuando el fuego ha sido apagado, las funestas consecuencias de un incendio forestal perduran muchísimo tiempo y no solamente en el lugar donde se ha producido sino también en zonas más o menos cercanas al lugar siniestrado. Pensar que con el fuego aumenta tanto la temperatura del suelo que mata a todos los microorganismos que vivían en él y la materia orgánica ya no se transforma y el suelo pierde fertilidad con lo que es más difícil que vuelva a crecer el bosque. Se ha eliminado toda la vegetación que sujetaba el suelo y cuando llueve tras el incendio el agua corre con más facilidad por la superficie, arrastrando el suelo y las cenizas; estas son arrastradas y terminan en arroyos y ríos llegando a contaminarlos y eliminando mucha fauna y flora de esos ríos. Además esas  lluvias pueden provocar deslizamientos de tierras que pueden afectar a poblaciones o construcciones cercanas.

Recordar que si os encontráis en medio de un incendio forestal nunca debéis huir ladera arriba, salvo que esté muy despejado, ya que si hay combustible el fuego corre más que nosotros. Tampoco huiremos por una vaguada, el fuego sube por ella como por una chimenea y a gran velocidad. Lo que haremos será intentar bordear el fuego buscando un punto con menos fuerza para pasar a un claro o una carretera.

Para finalizar quiero que este articulo sea un homenaje a todas las personas que año tras año combaten los fuegos forestales (agentes forestales, bomberos, retenes, voluntarios, etc.). Gracias de corazón por vuestro

Application 0.011 seconds (0.011); 1.77 MB (1.163) - afterLoadApplication 0.079 seconds (0.068); 10.20 MB (8.431) - afterInitialiseApplication 0.136 seconds (0.057); 15.97 MB (5.769) - afterCache