Mar10162018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home NATURALEZA La contemplación del horizonte: un derecho no escrito

Naturaleza

La contemplación del horizonte: un derecho no escrito

El polvorín es una excelente atalaya desde la que conjugar la interpretación de nuestros patrimonios histórico, artístico, urbanístico, natural y celeste. Un horizonte despejado de barreras arquitectónicas enormes o disonantes nos permite contemplar las espectaculares salidas y puestas del astro rey y cómo éstas cambian gradualmente de orientación a lo largo del año (diagrama anexo): en verano, salidas al norte del Este y puestas al norte del Oeste que dan lugar a días más largos; en invierno, al contrario; siendo los equinoccios de otoño y primavera los únicos días en los que el Sol sale y se pone exactamente por Este y Oeste, respectivamente.

También proponemos recorrer, visual e incluso físicamente, los siguientes hitos:

Sector Oeste: cerros de La Buitrera, La Quebrada (que oculta al Pico Ocejón, de 2046 m) y San Cristóbal; en el solsticio de verano, ¡este mes!, la puesta de Sol se produce cerca del Alto Rey, montaña sagrada desde tiempos prerromanos.

Sector Norte: campanario de Santa María, la “catedral del arrabal”; el castillo; la catedral, con ábside orientado hacia el Este; el camino de la ronda, con la Iglesia de Santiago en el lienzo oriental de la muralla medieval, en el que se abre la Puerta del Sol; cerros del Mirón y Villavieja, donde se ubicó la Segontia celtíbera.

Sector Este: el pinar, emblemático lugar de esparcimiento de los seguntinos; la Raposera, las Lastras, las instalaciones de El Bosque y el Oasis y la Peña del Huso.

Sector Sur: el Rebollar (junto con el pinar, únicos baldíos no desamortizados) y el Parque Natural del Río Dulce, afluente del Río Henares.

Feliz mes de junio en el que, al despedir a Tauro, damos la bienvenida a su constelación opuesta, el Escorpión –tan opuesta que en el relato de la religión mitraísta se asegura que éste se aferró con sus pinzas a los testículos del toro primordial. Cualquier noche será buena para seguir admirando a Júpiter e ir recibiendo a Saturno. Las tardes cercanas al solsticio del 21 de junio son para disfrutar de las puestas de sol más norteñas del año, con Venus como fiel adorno rasante. 

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos