Sáb11182017

Last updateJue, 16 Nov 2017 4pm

Back Está aquí: Home CULTURA Brenno Ambrosini y José E. Bouche interpretan tres sonatas para cello de Beethoven

CULTURA

Brenno Ambrosini y José E. Bouche interpretan tres sonatas para cello de Beethoven


El 28 de octubre tuvo lugar en El Pósito de Sigüenza un concierto de Brenno Ambrosini (piano) y José Enrique Bouché (cello) dentro del XII Festival de Música de Cámara de Sigüenza (Musigüenza 2017)

Los hemos escuchado muchas veces juntos pero da gusto oírlos, son dos maestros, cada uno de su instrumento. Se miran y juegan cómplicemente para recrear la magia de la música, en esta ocasión tres sonatas para cello de Beethoven, el 28 de octubre en el XII Festival de Música de Cámara de Sigüenza. Las sonatas 4 y 5 de la primera parte fueron escritas cuando el gran compositor ya estaba sordo, y resultan admirables ambas obras, la cuarta no sé si se llama así porque desde el principio cuatro notas se repiten obstinadamente, el caso es que es más como para ir calentando, lo que le vino bien a Enrique. La quinta es otra cosa, sobre todo el segundo movimiento: “Adagio con molto sentimento d’affeto”, que es un dialogo tranquilo del cello con el piano, y como reza: “Adagio con mucho sentimiento de afecto”, que por supuesto le pusieron Brenno y Enrique (afecto de muchos años ya), me llego muy dentro, lleno de evocaciones donde algo se apaga y luego renace, difícil de explicar, solo cabe sentir; después de eso llega el último tiempo que es un “allegro” con la fuerza de un adiós, pero adiós definitivo. Acabamos esa primera parte y con un corto receso para que no se enfriasen los intérpretes, comenzó la segunda ocupada por la sonata tercera opus 69, obra mucho más conocida, creada en un momento álgido de inspiración y mucho trabajo en la vida del autor, entre su quinta y sexta sinfonía. El “scherzo” forma el segundo movimiento y en él se salta constante y repetidamente del “piano” al “forte”, o al revés., un buen escarceo o broma musical (jugueteo) que interpretaron estupendamente; el último tiempo empieza con un “Adagio cantábile” donde el cello de Enrique pareció la voz de un cantante que interpretara un “lied”. Acabando con el “Allegro vivace” que es un magnífico cierre final. De verdad que aplaudimos a rabiar pero en esta ocasión no había posible propina, mejor, así nos fuimos con el sabor de boca de un gran plato principal. Lo más destacable de este concierto para mí: los saltos súbitos del “forte” al “piano” y al “forte” y al “piano”…, los diálogos de persecución, la expresividad musical y el sonido pleno. Solo podemos felicitar y agradecer a Brenno y a José Enrique tan deliciosa velada.

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos