Lun12172018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home CULTURA La mujer en nuestra catedral seguntina

CULTURA

La mujer en nuestra catedral seguntina

Para los cristianos de abolengo, la fiesta de la mujer siempre será el día de Santa Águeda, pero eso no quita para que nos unamos también a las conmemoraciones civiles. Y hoy quiero dar un repaso rápido a la presencia femenina en el principal templo de la ciudad.

Ya antes de entrar en la catedral nos encontramos con Santa María en la misma fachada y, una vez dentro, los ojos van enseguida a Santa María la Mayor —una imagen a la que rezaban los seguntinos seiscientos años antes de que se rezara en Lourdes—. Inmediatamente a derecha e izquierda encontramos estatuas y cuadros con la figura de María. Por la derecha en la Venida del Espíritu Santo, la Virgen de la Leche y enfrente la Virgen del púlpito de la epístola; la portada de la capilla del Doncel, la Asunción, el Descendimiento de la girola, la Virgen de Chestokowa en la capilla del Cristo, la Virgen del Rosario, nuevamente está en la imposición de la casulla a San Ildefonso (como en la fachada), en la crucifixión del sepulcro de don Fadrique, en escenas esculpidas y en el culmen del retablo de Santa Librada. Pasamos luego al crucero donde la encontramos en la rejas del presbiterio y del coro y al retablo mayor donde encontramos diversas escenas marianas. Luego vamos a la capilla de San Marcos y Santa Catalina donde vemos la Anunciación en lo alto del guardapolvos; al lado tenemos la capilla de la Inmaculada (donde está la relativa estatua, y está también la Virgen en la portada, y nuevamente con el Niño sobre la sepultura del obispo don Eustaquio); sigue luego un cuadro en la puerta de salida al claustro, y la Inmaculada y la Virgen del Carmen en la capilla de San Pedro. Estas son las visibles, luego están las reservadas, que también son bastantes, como la Anunciación del Greco.

Pero hoy me interesan más otras mujeres importantes, aunque no tanto como la madre de Dios.

Y empezamos en lo alto del retablo de la Mayor con la estatua de Santa Teresa de Jesús, perfectamente restaurada por la labor callada del cabildo; a la izquierda hay un vacío que en tiempos estuvo ocupado por Santa Inés, una estatua que se perdió en tiempos bélicos y que habrá que pensar en reponer. En el mismo retablo de la mayor tenemos en el lateral derecho un busto de Santa Librada, que veremos en otras representaciones catedralicias.

En la nave derecha encontramos en primer lugar la estatua y cuadro de Santa Cecilia, en su altar, luego sigue el retablo y altar de Santa Ana con la Virgen niña y prosiguiendo tenemos otro cuadro de Santa Teresa enfrente del altar de nuestro paisano San Pascual.

Ya en el crucero se encuentra lo que queda del retablo antiguo de Santa Catalina y San Juan Bautista —lo demás está en el Prado— y aparte la santa titular, en la predela, vemos a Santa Apolonia, patrona de nuestros dentistas, a Santa Elena, Santa Bárbara con su torrecita, una santa con iconografía genérica de palma y libro, a la que sigue Santa Águeda y otra santa mártir también de genéricos atributos. En la capilla del Doncel tenemos nuevamente la estatua de Santa Catalina en el retablo.

Por la girola llegamos al altar de San Pedro de Arbués en el que nuevamente encontramos a Santa Teresa y en el de San Felipe Neri a dos santas que han sustituido los pequeños cuadros que fueron robados; se trata de Santa Coleta y Santa Catalina de Bolonia, dos clarisas del s. XVI.

Prosiguiendo por la girola llegamos a una magnífica labor escultural que es la puerta de la sacristía mayor, toda ella dedicada a mujeres.

Altar Mayor. Fragmento.

De esas mujeres algunas son perfectamente identificables: En el lado izquierdo, de arriba abajo, Santa Úrsula, Santa Cecilia, Santa Bárbara, Santa Lucía, la Magdalena, Santa Catalina y Santa Quiteria. Las del lados derecho son más difíciles de identificar es probable que una de ellas, con palma y libro abierto sea Santa Librada, otra es probablemente Santa Bibiana, otra Santa Marina y por fin Santa Inés. Pero el tema necesita más estudio.

Siguiendo adelante, en el retablo de Santa Librada encontramos a la titular y a todas sus hermanas, algunas que han dado nombre a pueblos, iglesias, etc. como Santa Marina, Santa Eufemia, Santa Quiteria, Santa Mera, etc.

Y estamos ya en el crucero. En el retablo mayor de la catedral vemos a Santa Librada de cuerpo entero, a la izquierda, y por encima el busto de Santa Inés; por la derecha tenemos a Santa Ana y por encima el busto de Santa Bárbara; luego a la izquierda a San Andrés y por encima el busto de Santa Lucía y en el lado opuesto San Francisco con el busto de Santa Catalina de Alejandría en la parte superior.

En la capilla de San Marcos y Santa Catalina tenemos la titular en las tablas del retablo y en un altorrelieve en la tumba del chantre Pelegrina, luego a Santa María Magdalena en la predela y a Santa Librada y Santa Quiteria representadas en el guardapolvos. 

Es un buen número de mujeres, aunque otras más no se ven; bastantes de ellas jóvenes pero viejas de siglos, cuya memoria pervive en el tiempo y en el aprecio y devoción de muchos.

Pedro A. Olea
sacerdote e historiador de Sigüenza