Mar08112020

Last updateDom, 09 Ago 2020 6pm

Back Está aquí: Home dciencia Agua de manantial

Agua de manantial

“Agua corriente, no mata a la gente”. Existen  falsas creencias como ésta sobre el agua y sus virtudes o posible pureza. El agua que encontramos en la naturaleza en pozos, fuentes de manantial, ríos, lagunas y pantanos tiene un origen diverso y en muchos casos desconocido por la persona que se arriesga a consumirla. Sabemos que el agua estancada o que procede de pozos con poco uso tiene un alto riesgo de tener sustancias o microorganismos dañinos para la salud. Sin embargo cuando vemos una fuente con un hermoso chorro de agua fresca  pensamos que seguramente procede de un manantial y por tanto será buena para beber. Si no sabe las condiciones del agua que va a consumir puede suponer un riesgo para su salud, ...arriesgarse depende de usted.

Las fuentes que encontramos en los campos y pinar de Sigüenza proceden de pequeños manantiales que dependen del régimen de lluvias. Son manantiales poco profundos por lo que en algunos  casos sólo tienen agua cuando el invierno ha sido lo bastante lluvioso y se ha almacenado suficiente agua. Estas aguas subterráneas emergen a la superficie generalmente en laderas o llanuras, al encontrar las corrientes capas impermeables en los suelos por donde discurren. Los manantiales se localizan generalmente en los lugares de contacto entre las calizas o areniscas permeables y las rocas impermeables como yesos y arcillas.

En la calidad de las aguas o en su contaminación contribuyen especialmente factores que intervienen en las diversas fases del abastecimiento y que en el caso de nuestras fuentes de manantial se refieren a la captación y conducción hasta la fuente misma.

Los factores de riesgo más frecuentes que pueden contaminar el agua de un manantial son la presencia cercana de excretas humanas y/o de animales de sangre caliente, animales vivos dentro de las conducciones ya sean pájaros o roedores, rebosamiento de aguas residuales en zonas superiores, descomposición de maleza en el entorno, vertederos próximos y la impregnación del suelo de sustancias tóxicas naturales o procedentes de vertidos de la agricultura  o industria.

Tiene enorme importancia la composición del terreno por donde discurre el agua, ya que los suelos arenosos suelen  producir un  buen filtrado del  agua, mientras que los terrenos arcillosos no lo hacen. Pensar de dónde vamos a beber agua es muy importante ya que el agua es un importante vehículo de transmisión de enfermedades por contaminación microbiológica o por contaminación fisico-química debido a la presencia de sustancias no deseables en el caudal.  

Esta presencia de sustancias no deseables en el agua puede darse por causas naturales o artificiales:

I. Hay manantiales que se encuentran dentro de nuestro pinar, con gran cantidad de materia vegetal en descomposición, dependientes de acuíferos muy superficiales, donde el agua tiene muy pocos minerales (aguas huecas que llamaban los resineros). La fuente de los Tiemblos y fuente de Las Praderas tienen aguas con niveles de turbidez y amonio que desaconsejan su utilización.

2. También hay fuentes que se encuentran dentro de amplias zonas de cultivo por lo que los abonos tradicionales o artificiales acaban impregnando de nitritos el agua. Cuando se superan los valores tolerables por la legislación pueden ser nocivos para la salud humana o animal.

Las fuentes de manantial no son sometidas a ningún control analítico, por lo que consumir agua sin saber la procedencia puede suponer un grave riesgo para la salud. Preguntar, investigar y conocer el origen de los manantiales puede resultar entretenido y saludable.