Vie12042020

Last updateJue, 03 Dic 2020 7pm

Back Está aquí: Home dciencia

Mirador celeste. Nuestro lugar en el tiempo: tempus fugit … ma non troppo

Pascua. Tiempo de reflexión sobre el tiempo. En el salón suena el carrillón recordándote que el tempus fugit, que se te escapa entre las manos; afuera redoblan tambores destemplados recordándote el polvo eres, procesionando como la vida, como los ríos que van a parar a la mar.     

Pascua. Fecha para reflexionar sobre la fecha de pascua. Primero hubimos de aguardar la llegada de la primavera, la tarde del 20 de marzo, para luego buscar su primera luna llena, que nos llegó el sábado 31 de marzo, y finalmente el domingo posterior, que esta vez era al día siguiente: 1 de abril.  

Y en el mirador celeste del polvorín de Sigüenza, para tener una mejor perspectiva del paso del tiempo, te invitamos al siguiente juego del tiempo —idea prestada del gran Carl Sagan—: si comprimieras los 13 800 millones de años de historia del universo en un año ficticio, con el Big Bang en el 1 de enero y el presente en el 31 de diciembre, tendrías algo parecido a esto:

1 de enero........................Inicio del universo (Big Bang)

mayo..................................Formación del disco de la Vía Láctea

septiembre.......................Formación del Sistema Solar y primeras formas de vida sobre la Tierra

18 diciembre....................La explosión de vida del Cámbrico

23        “       ...................Aparecen los reptiles

24        “       ...................Pangea, un solo continente

25-26   “       ...................Dinosaurios, mamíferos

27-28   “      ....................Aves, flores

31 diciembre:

   21:25 h..........................Homínidos bípedos (homininos)

   23:56 h..........................Migraciones humanas desde África

   hace 45 segundos........Final de la Edad de Hielo

   hace 30 segundos.......Asentamientos no nomádicos, agricultura

   hace 12 segundos.......Aparición de la escritura

   hace 5 segundos.........Cristo

Todo lo que has aprendido en Geología no ocupa más que el último tercio de este “año cósmico”, todos los libros de Historia no cubren más que lo sucedido en los últimos 12 “segundos cósmicos” y toda tu vida no llega a 3 centésimas de “segundo cósmico”.

Lo que a la escala de una vida humana parece un tiempo que vuela frenéticamente, a escala universal parece desarrollarse mucho más pacientemente. En cualquier caso, vita mutatur, non tollitur.

 

 

 

Colmenillas, las reinas de la primavera

Las abundantes nevadas y lluvias de los últimos meses nos hacen pensar en una esplendorosa primavera llena de vida y color. Los campos es más que probable se llenarán de flores y esperemos que también de distintos tipos de hongos entre los que se encuentran algunos de los más exquisitos para nuestro paladar. En primavera podemos encontrar “setas de marzo”, “setas de cardo”, “boletos reales”, “betas de San Jorge”, “colmenillas”, etc.… Y el artículo de este mes se lo vamos a dedicar a estas últimas.

Las populares “colmenillas” pertenecen a la clase de hongos conocidos como Ascomycetes y a la familia Morchellaceae. Dentro de esta familia existen distintos géneros: Mitrophora, Morchella y Verpa. Estas setas presentan un pie hueco, más o menos liso y bastante frágil y un sombrero formado por alveolos. En este articulo nos vamos a centrar en el género Morchella, que es el más apreciado en la cocina y una de las primeras cosas que nos llama la atención de estas setas son sus distintos nombres populares y como a través de ellos se puede apreciar la división de las dos Españas en sentido micológico. La España amante de las setas (micófila) las conoce como “colmenillas” en recuerdo a las colmenas de las abejas de las cuales se extrae la exquisita miel y la España que odia a las setas (micófoba) las llama “cagarrias” dando a entender que son un detritus no apto para el consumo.

Morchella umbrina.

Pero la realidad es que las setas del género Morchella son muy apreciadas en la cocina por su excelente aroma, sabor intenso que recuerda ligeramente al tocino y una textura cartilaginosa y elástica. Estas setas alcanzan precios altos en el mercado y son setas que necesitan un tratamiento especial a la hora de cocinarlas ya que poseen una toxina hemolítica (destructora de los glóbulos rojos sanguíneos) que no se desactiva si no se realiza una cocción de unos 30 minutos, entre 70o y 90o C, y se desecha el agua de la misma. Además, recientemente se ha descubierto que en crudo o con poca cocción también pueden provocar síndrome cerebeloso (temblor en las manos, descoordinación motora e inestabilidad) que desaparece a los pocos días. Por estos motivos es totalmente desaconsejable su consumo en crudo. 

Volviendo al nombre, “Morchella” proviene una antigua palabra alemana, morchell, que significa esponja. Es muy apropiado porque su apariencia externa es muy similar a la de una esponja. También son conocidas como “morillas” o “pescado de secano”, ya que cuando se preparan cortadas a lo largo, empanadas y fritas se asemejan a la forma de un pescado. En los Montes Apalaches, al este de EEUU, son conocidas como “merkel” que proviene de una palabra del dialecto de los indios Apalaches que significa “milagro”, este curioso nombre procede de la leyenda de una familia que se salvó de morir de hambre en las montañas gracias a que encontraron colmenillas y de esta forma pudieron alimentarse y sobrevivir. 

Las “colmenillas” crecen en distintos y diversos hábitats, orillas de río, prados, todo tipo de bosques, en terrenos removidos (como curiosidad antiguamente solían encontrarse muchas colmenillas en los cementerios) y también brotan en grandes cantidades después de los grandes incendios forestales o en terrenos removidos. Cuenta la leyenda que la cosecha más grande de colmenillas que ha habido en Europa fue en Normandía después de la batalla que se ocasionó durante el desembarco de las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Giromitra esculenta (seta muy tóxica)

Para finalizar también es importante advertir que nunca debemos confundir las colmenillas con otra seta muy tóxica llamada Giromitra esculenta que crece también en primavera en bosques de coníferas, nos ayuda a distinguirlas que la forma del sombrero de esta última tiene forma parecida a un cerebro.

 

“El gallo de marzo”

Llega la primavera y con el fin del invierno la madre naturaleza parece despertar, nuestros campos y bosques comienzan a llenarse de infinitos colores y de hermosas melodías; una gran algarabía es lo que nos espera cuando salgamos a disfrutar en nuestro entorno natural.

Según los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, la primavera comenzará el 20 de marzo a las 17h 15m hora oficial peninsular. ¿Pero cuando los que disfrutamos al aire libre podemos afirmar con cierta rotundidad que la primavera ha llegado a nuestra tierra? Pues cuándo podamos escuchar y observar al protagonista de nuestro artículo, conocido en la tradición popular como “gallo de marzo” y comúnmente como “Abubilla” (Upupa epops).

La Abubilla es una de las aves más populares de España. Su canto es un característico “up-pu-pu-pu”, grave y de largo alcance, que ha dado lugar a su nombre en latín “Upupa”. Podemos identificarla gracias a su llamativo copete de plumas y a su vuelo errático y ondulante; es especie migradora transahariana que llega a nuestra comarca con la llegada del buen tiempo y el aumento de las horas de luz.

En muchas comarcas de la Península Ibérica nuestra protagonista tiene asignado un sambenito debido a una particular estrategia defensiva que utilizan principalmente los pollos cuando están en el nido, aunque también pueden hacerlo los adultos mientras incuban los huevos. Esta particular forma de defenderse consiste en restregarse por todo su plumaje una secreción defensiva pestilente procedente de sus glándulas uropigiales que hace que el individuo desprenda un nauseabundo olor y así ningún predador quiera comérselo, pero ya sabemos que a veces el hambre es más fuerte que la repugnancia y si este olor no hace retirase al depredador e insiste en penetrar en el nido, las jóvenes abubillas son capaces de lanzarle una rociada de heces dirigidas contra la cara del agresor. Esto, junto con la nula limpieza del nido, les ha ganado el apelativo de “aves apestosas”.

Pero en realidad las abubillas son un gran aliado para los seres humanos ya que se alimentan de insectos, de crisálidas de la procesionaria del pino y de orugas recién enterradas, de larvas de coleópteros, hormigas, dípteros y sus larvas. También puede alimentarse de escolopendras, arañas, caracoles y lombrices. Sus presas grandes son muertas a picotazos y a menudo si el tamaño de la presa lo permite son lanzadas al aire y luego capturadas con tanta habilidad que resbalan dentro de la boca de la abubilla. Su pico es muy largo, y lo utiliza para desenterrar las larvas que encuentra mientras camina sobre el suelo.Esta forma de alimentarse a creado en algunos pueblos la leyenda de que las abubillas son capaces de detectar agua subterránea cuando golpea con su pico la tierra, algo que además de ser falso es muy curioso porque las abubillas como aves principalmente esteparias suelen bañarse en la arena, pero nunca en el agua y raramente se las puede observar bebiendo agua ya que el liquido que necesitan lo obtienen de sus presas.

Pero no en todos los lugares la abubilla tiene mala fama por su olor, para los persas era símbolo de virtud y en la mitología árabe su presencia atrae la felicidad y el amor; además es el ave nacional de Israel desde al año 2008, aunque allí es conocida como “Hoopoe” o “Dujifat” que es como se la menciona en la Biblia, y en el Islama la abubilla se asocia con el Rey Salomón, el Profeta Suleyman para los musulmanes, quien puede hablar con los animales.

Y para finalizar una divertida creencia: En algunos pueblos del sur de España se creía que si una persona miraba fijamente a una abubilla, engordaba.

Mirador celeste: El sol: brújula, reloj y calendario

Las tardes alargan. Por San Blas ya lo habían hecho “hora y más” y dicen que por San Matías “igualan las noches a los días” aunque astronómicamente esto no sucede hasta el equinoccio del 21 de marzo. La percepción popular se adelanta más de tres semanas no sé si por ganas de sacudirse el frío o porque quizá inconscientemente sabe que la refracción de la luz solar en la baja atmósfera hace que el cielo claree mucho antes de que salga el sol y después de que se ponga.

En el mirador del polvorín se pueden leer las horas a las que sale y se pone el sol en Sigüenza a lo largo del año y comprobar en qué dirección (acimut) lo hace. La simple constatación de cómo se desliza el punto de puesta de sol de La Buitrera (invierno) a La Quebrada y casi hasta la dirección del Ocejón y el Alto Rey (verano) es una forma de conectar nuestra naturaleza local con la universal y de “sentir el calendario”.

También podemos experimentar el instante mágico del mediodía, ése en que el Sol hace de brújula marcándonos el Sur, frontera entre la mañana (ante-meridiem, am) y la tarde (pm). Buscaremos el momento en que la sombra del poste sea lo más corta posible o en el que la sombra de la flecha que apunta a Polaris (Norte) se vea de canto. Comprobaremos cómo cambia la altura del sol en el mediodía seguntino desde los tristes 26º del 21 de diciembre a los exhuberantes 72º del 21 de junio. En el diagrama adjunto vemos que marzo es, seguido de abril, el mes en el que más crece esa altura (pasamos de 41º a 53º en el eje vertical) y, por tanto, en el que más alargan los días.

El eje horizontal nos ayuda a curiosear sobre la hora civil. El mediodía solar en Sigüenza no ocurre a las 12 horas civiles por tres motivos: i) cuando el Sol está en lo más alto en Monte Perdido o Castellón (meridiano de Greenwich) los gobiernos han decidido que en la España peninsular sean no las 12 h sino las 13 h o las 14 h (verano) –éstas son las “horas en punto” a las que nos referimos; ii) más al Oeste, en Sigüenza, el Sol no culminará hasta 11 minutos después; iii) hay que tener en cuenta la distinta velocidad de traslación de la Tierra a lo largo del año y la inclinación de su eje de rotación. El efecto neto aparece reflejado en el eje horizontal: es nulo el 1 de octubre (mediodía a las 14:00), máximo en febrero (13:25) y sólo se adelanta a la hora en octubre y noviembre (12:55 el 1 de nov.).

Además de por el equinoccio y el cambio de hora, sabremos que estamos en marzo porque la constelación que sale en cuanto cae la noche es Leo, con su melena en forma de signo de interrogación invertido, rematada con el punto de Régulo, y la brillante Denébola en la cola. En Irán y Afganistán celebrarán el año nuevo del calendario persa, de tipo solar, que empieza con la primavera y consta de seis meses de 31 días seguidos de cinco meses de 30 y uno de 29. El mirador nos invita también a escuchar los silentes y cálidos mensajes que el Hermano Sol nos deja por doquier: catedral, edificaciones notables, relojes solares, Puerta del Sol, etc.

Feliz primavera.

Pico picapinos o la sinvergüencería de Telefónica

El pasado mes de enero en varios pueblos de la Comarca de Molina de Aragón han sufrido cortes en las líneas telefónicas y por tanto se han quedado sin internet, sin teleasistencia y sin teléfono fijo. Hasta aquí no es algo nuevo ya que ha pasado más veces no solamente en esta comarca sino en muchos más lugares de la España rural, pero lo curioso del caso es que esta vez Telefónica tuvo la desfachatez de culpar de la avería a unas aves, los Pico Picapinos (Dendrocopos major).

Según Telefónica estos cortes de suministro en la línea Molina de Aragón–La Yunta tienen su origen en los pájaros pico picapinos, ave habitual de la comarca, que acostumbran a hacer hendiduras en los postes y esto es lo que provocaría el problema. Esta burda excusa ha molestado, y con razón, a los vecinos que han manifestado en varios medios de comunicación que la verdadera culpable es la dejadez de la compañía en el cuidado de la línea que tiene más de 40 años y no recibe el mantenimiento adecuado. En algunas declaraciones los vecinos comentan que estamos en enero sufriendo temporales y nos dicen que han sido unos pájaros, esto es el colmo cualquiera sabe que los pájaros “picapinos” como dice su nombre, les gusta picar en los pinos, no en los cables.

En primer lugar, me gustaría recordarles a los técnicos de Telefónica que los postes están tratados con creosota, que es una destilación de alquitrán de hulla, y entre otras características tiene una alta toxicidad contra hongos e insectos, por lo cual es muy extraño que los pico picapinos encuentren insectos en los postes porque están tratados para que los insectos no puedan vivir en ellos. Fácil de comprobar repasando los postes de cualquier pueblo y ver cuantos de ellos tienen agujeros de picapinos, hagan la comprobación si quieren.

Y, en segundo lugar, recalcar que los pico picapinos son unas aves muy comunes en toda España y se estima que hay entre 150.000 y 190.000 parejas reproductoras en nuestro país, su hábitat es forestal por lo cual suelen vivir donde hay árboles, en los cuales encuentran alimento y refugio, y no suelen estar tratados con ningún tipo de veneno. Y es también muy curioso que siendo una de las aves más extendidas por todo el territorio de la Península Ibérica solo atacan a los postes de teléfono los picapinos de esa zona de la comarca molinesa.

Conclusión: Los señores de Telefónica nos toman a los que vivimos en el campo por imbéciles.

Hablando del Pico picapinos querría resaltar una cualidad única de esta familia de aves que esta siendo estudiada por numerosos neurocientíficos para aplicarla a la prevención de accidentes en humanos y que ya está dando sus primeros frutos.

Un Pico picapinos golpea el tronco de un árbol entre 18 y 25 veces por segundo (de 8.000 a 12.000 veces al día) a una velocidad de 6 m/seg. (21’6 Km/h), esto implica que está sometiendo a su cerebro a una fuerza de desaceleración de 1.200 veces la fuerza de la gravedad en cada golpe. Para que se entienda mejor, estos impactos contra los arboles son más de 100 veces lo que puede soportar un jugador de fútbol americano sin sufrir una conmoción cerebral, en pruebas realizadas entre jugadores de la NFL (National Football League) el máximo que resistieron algunos jugadores de futbol americano fueron 98 veces la fuerza de la gravedad. Además, esta característica no lo posee ninguna otra ave porque si la fuerza de desaceleración que aguanta un picapinos se aplicará al cráneo de cualquier otro pájaro, su cerebro se desharía.

¿Como consiguen entonces estas aves no morir por lesiones cerebrales?

Gracias a su anatomía, su pico es duro y resistente pero también elástico; los huesos del cráneo son esponjosos, en la mayoría de las aves los huesos del pico se unen a los huesos del cráneo, pero en los picapinos el cráneo y el pico están separados por un tejido esponjoso que absorbe el choque cada vez que el pájaro golpea su pico contra un árbol; en su cabeza hay muy poco espacio entre el cráneo y el cerebro para que el líquido encéfalo raquídeo reduzca las vibraciones y, para finalizar, el hueso hioideo forma una estructura especial, unida a la lengua, que también amortigua la vibración. A la vez, este sistema de amortiguación es sensible a lo que se mueve dentro de la corteza del árbol, lo que les sirve para detectar y obtener alimento.

Para finalizar quiero resaltar que hay una nueva tecnología llamada MIPS Brain Protection System, inspirada en la morfología de la cabeza de estas aves, aplicada a cascos para proteger la cabeza de los humanos. También inspirado por la morfología de estas aves, y como esta les ayuda a mantenerse en los arboles mientras picotean, existe un piolet diseñado por Franco Lodato, especialista en diseño biónico, cuya ergonomía protege de los impactos al escalador.

Se nos quedan en el tintero muchas más cosas fascinantes de estas aves, aun así, espero que a partir de ahora cuando paseando por nuestros bosques y parques oigáis el tamborileo de los picapinos os detengáis un momento a disfrutar de esta increíble criatura.