Santa Librada

Santa-librada

Un grupo de seguntinos se ha puesto manos a la obra para recuperar la fiesta de Santa Librada de tan honda tradición local. Están dando los primeros pasos con la pretensión de organizar la Cofradía que canalice todas las inquietudes para potenciar una festividad que nunca ha debido de desaparecer.
Nada mejor que traer a estas líneas fragmentos de un artículo de Miguel G. Mielgo, “Romería y Romeros de Santa Librada”, publicado en el semanario SEGONTIA de 12 de agosto de 1956: “Quien como yo, pueda decir que por vez primera asistió a la romería que tradicionalmente se celebra todos los años en honor a Santa Librada, patrona de la Diócesis seguntina, difícilmente podrá nunca olvidar la impresión deslumbradora que tan fervorosa y pintoresco acontecimiento le produjo”.
Al referirse a la ermita, lo hace en los siguientes términos:”Allí la ermita añosa, nos muestra tímidamente la osamenta de sus fachadas carcomidas. Recatada y humilde, llena de noble serenidad y a sus espalda un huertecillo”.
Continúa su relato: “Por senderos que encuadra la vía y las veredas de los campos de pan llevar veíase el avance incesante de un río humano que rendía viaje en una frondosa pradera”. En esta pradera, los niños, jóvenes, adultos y ancianos encontraban los no menos tradicionales “puestos” de golosinas, helados y bebidas de entonces. Un cordero, engalanado con cintas de los colores nacionales, era objeto de un  sorteo para allegar fondos. El tañido de la campana llamaba a los fieles a la oración y a la procesión con la imagen de la santa, “muy bella, menuda y graciosa que ciñe a la cintura un a modo de fajín encarnado”. Iba precedida por un pendón “curtido por los vientos de mil triunfos” y un estandarte “que nos habla de glorias pretéritas”. La veneración de la reliquia ponía fin a los actos religiosos.
Los distintos grupos de romeros se repartían entre las escasas sombras que había para dar cuenta de una opípara merienda junto a la fuente que manaba buena cantidad de agua y años hubo en que el baile popular estuvo amenizado por la Banda Municipal de Música que esa tarde no actuaba en la Alameda.
“La luz cárdena del crepúsculo anuncia el regreso mientras en la ermita, columnas de cirios elevan al cielo su llameante imploración de bendiciones” finaliza el escrito.
El día de la fiesta es el 20 de julio y el aniversario de su martirio el 18 de enero de cada año. Los cofrades invitan a la solemne función del día 20 de julio en su altar y a la romería en los terrenos aledaños a la desaparecida ermita.

El culto a Santa Librada

El culto a Santa Librada ha sufrido altibajos a lo largo de su existencia. El libro “Sigüenza entre las dos Castillas y Aragón. Santa Librada y San Sacerdote” de Pedro A. Olea Álvarez, pone al alcance de los lectores un recorrido moderno por la historia y devoción a las Santa. Datos a tener en cuenta
- A finales del siglo XVIII, el obispo don Juan Díaz de la Guerra, tuvo serias dudas sobre Santa Librada. El Arcediano de Almazán, don Juan García Campos afrontó el asunto con vigor histórico y el obispo cambió su actitud.
- El obispo don Lorenzo Bereciartúa Balerdi, en 1961, comenzó una serie de actuaciones para cambiar el patronazgo de la diócesis de Santa Lirada a la Asunción de María. Nombró una comisión para dar cumplimiento a la instrucción.
- El 10 de noviembre, el Cabildo catedral responde al obispo y propone que se mantenga en el patronazgo a Santa Librada.
- La comisión presenta el informe al prelado el 4 de diciembre de 1961 y solicita que el caso sea considerado por la Sagrada Congregación de Ritos.
- El 26 de febrero de 1962, el obispo envía la consulta a la Congregación de Ritos, a pesar de tener decidido el cambio de patronazgo de la nueva Diócesis.
- Se llegó a la única declaración oficial de que Santa Librada no era santa y había que abolir el culto. “La devoción de los seguntinos a la Santa recibió un golpe mortal por parte de un obispo que no creía en su existencia”. Página 82 del libro citado de don Pedro Olea.
- El Cabildo de la Catedral elaboró un documento mostrando su desacuerdo en 8 densos y documentados puntos, rebatiendo las razones aportadas por el obispo, en 1965.
- En 2013, un grupo de seguntinos va a reorganizar la Cofradía y recuperar el culto.


Juan Carlos García Muela