El guardián invisible. Dolores Redondo

La donostiarra Dolores Redondo comenzó a escribir tras haberse dedicado algunos años a otros menesteres, y tras haberse dedicado al estudio de los muy nobles oficios de la abogacía y la restauración gastronómica. Y habría que convenir que la decisión fue afortunada, a la vista del éxito alcanzado y del buen recibimiento que ha obtenido esta obra, segunda de sus novelas. El guardián invisible comanda la que ha venido a definir como la Trilogía del Baztán, fronterizo valle navarro donde transcurre la trama de cada una de las tres historias, de desarrollo independiente,  pero unidas por el devenir de sus protagonistas, figuras centrales de los distintos argumentos. Y es realmente el fantástico lugar en donde la acción se desarrolla el auténtico protagonista de la aventura. Comarca, valle y municipio, el Baztán se encuentra al norte de Navarra, lindando con  Francia, y lo habitan cerca de 8.000 vecinos. Paraje caracterizado por sus monasterios y puentes medievales sobre ríos saltarines, prados y colinas; sugerentes bosques; monumentos megalíticos y cuevas... Además, peregrinos, brujas y contrabandistas también dejaron su huella, y unas tradiciones que se han conservado a lo largo de los tiempos. Y en este marco es donde un día aparece asesinada una adolescente acompañada de una puesta en escena que más parece una alegórica referencia a la naturaleza cuasi infantil de la muchacha que a un auténtico ritual funerario. La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con el  asesino antes que puede volver a actuar. Al tiempo, van cobrando cada vez más protagonismo los dos elementos que terminan por configurar la novela: los avatares pasados y presentes de la familia de la inspectora, con batallas pendientes de resolver entre os miembros de la misma, y el sutil homenaje al terruño en que se mueven los acontecimientos, donde aparece con inusitada fuerza el conjunto de los inquietantes personajes que abundan en las vieja mitología vasco-navarra a través de sus  numerosas leyendas. Zona impregnada de mitos y creencias arraigadas, el Baztán otorga un colorido y una indefinida confusión entre realismo e imaginación que, no cabe duda, animan a la lectura de un texto bien conformado y de lectura entretenida.

Back to Top
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.