Jue11142019

Last updateMié, 13 Nov 2019 5pm

Back Está aquí: Home La letra violeta El olvido de nuestras mujeres

La letra violeta

El olvido de nuestras mujeres

Todas las mujeres conciben ideas, pero no todas conciben hijos.

El ser humano no es un árbol frutal que sólo se cultive para la cosecha.

Emilia Pardo Bazán.

Hace tiempo visité Atienza, a propósito del Trono de Hierro, y fui la primera sorprendida al descubrir que Luisa de Medrano, la primera mujer catedrática en toda Europa, había nacido allí. Fue en la Universidad de Salamanca, es lo único que sabemos de ella gracias a la obra de la también catedrática Thérèse Oettel.

¿Cuántas mujeres han sido olvidadas? Me atrevo a decir que todas ellas; es cierto que los personajes célebres e históricos de los municipios de Guadalajara pertenecen a la aristocracia o el clero, algunos pocos al mundo de la cultura. Pero todos al género masculino. He intentado desenterrar del olvido a todas aquellas mujeres que, por el simple hecho de serlo, se han silenciado y olvidado.
Llegué a la Enciclopedia de Mujeres “Oliva Sabuco”, a través del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y aquí os recojo a algunas de las mujeres olvidadas, pero descubiertas, en esta enciclopedia.

María Felipe Pajares, nació en 1848 en Trijueque y fue maestra y pedagoga. Adscrita a los movimientos de renovación pedagógica que recorrieron España a finales del siglo XIX, de hecho, fue conferenciante, pedagoga y miembro de la Real Asociación de Escuelas Dominicales. A pesar de que publicó varios libros, la mayoría no han llegado a nosotros.

María de Cazalla, vivió en Guadalajara y junto con su hermano Juan y su marido se relacionaba con Brianda de Mendoza, Isabel de Aragón y Mencía de Mendoza, presidiendo la vida social de Guadalajara.

Era una mujer inusual, se incorporó al círculo religioso de los Alumbrados, liderado por Isabel de la Cruz; se ha propuesto como una de las primeras recepciones del protestantismo en España.

Ella misma hace una descripción de su vida sexual y afectiva muy alejada de sus coétanos, impulsó ideas transgresoras alejadas de reducir la vida de las mujeres a la maternidad y de equiparar la sexualidad con el pecado.

Su modo de entender la religión la llevó a ser interrogada por la Inquisición en 1525 y entró en prisión en 1532. Fue juzgada y torturada, de hecho, se le sometió a vergüenza pública en la iglesia de Guadalajara, como una de las torturas.

Juana Quílez Martí, es una de las protagonistas de la década de 1930 dado que impulsó el cambio y la modernización de las bibliotecas de la Universidad Central, además de tener un papel importantísimo en el desarrollo del Archivo Histórico Provincial de Guadalajara.

En su período en Guadalajara, adquirió un papel social notable, fundando una guardería, un centro de mayores y de mujeres, además, se le reconoció un papel fundamental en las investigaciones que culminaron en la adscripción de la propiedad del Palacio del Infantado a la ciudad de Guadalajara.
Isabel Muñoz-Caravaca López -Acevedo, fue maestra, periodista y científica. Tras la muerte de su marido, obtuvo plaza de maestra en la Escuela de Niñas de Atienza, en la que desarrolló una intensa labor pedagógica reflejada en sus libros Principios de Aritmética y Elementos de la Teoría del Solfeo.

No paró aquí, también estuvo dando clase en la Escuela Nocturna para Adultos y preparando a las jóvenes de Atienza para poder ingresas en la Escuela Normal de Magisterio; además, su curiosidad científica se orientó hacia la astronomía, siendo admitida en la Sociedad Astronómica de Francia. Defendió enérgicamente a la clase obrera, el voto femenino y la emancipación de las mujeres. Le quedaba tiempo para colaborar en prensa local, expresando sus opiniones contra la pena de muerte, los toros y el maltrato animal.

Tras conocer a estas mujeres, y algunas otras que podéis encontrar en la enciclopedia, me gustaría corregirme. No deberíamos sorprendernos por encontrar mujeres que han participado en la historia, que han impulsado cambios sociales o que, simplemente, se han atrevido a pensar diferente.

Deberíamos sorprendernos porque no hemos tenido la posibilidad de conocerlas, y aun con el empeño de hacerlo, es muy complicado encontrar la muestra de su existencia. Quizás mi pregunta debería haber sido, ¿por qué me sorprendo al ver que una mujer ha hecho historia?

Ilustración: Oliva Sabuco (Siglo XVI), cuyo nombre lleva la enciclopedia virtual de mujeres.