Galamperna

Cada cierto tiempo y dependiendo de la época del año en la que suelen fructificar, me gusta escribir un articulo dedicado a una especie de seta que podemos encontrar en nuestro medio natural. Ya hemos presentado desde estas paginas de La Plazuela a distintas especies: Amanita caesarea (Seta de los Cesares), Morchellas (Colmenillas), Amanita phalloides (Cicuta verde), Amanita muscaria (Seta de los enanitos), Hygrophorus marzuolus (Seta de marzo) y Pleurotus eryngii (Seta de cardo). Podéis leer los distintos artículos en www.laplazuela.net.

Según la RAE, Galamperna es un hongo con el sombrerillo atetado, de color pardo, carne blanca, de buen olor y sabor. Y este articulo esta dedicado a la seta que comúnmente se conoce por ese nombre que no es otra que la Macrolepiota procera.

Macrolepiota abierta.

La Macrolepiota procera es una seta carnosa de talla grande que puede llegar hasta los 30 cm de diámetro. Su sombrero es al principio ovoide, pasando con el crecimiento a campaniforme y terminando en su fase madura a aplanado. Posee un discreto mamelón de color marrón oscuro y su cutícula, que es fácilmente separable del sombrero, es blanquecina, seca y con gruesas escamas marrones, dispuestas en círculos concéntricos. Láminas son blancas, libres, es decir, que no se unen al pie, son anchas y muy apretadas. Su pie es cilíndrico esbelto, recto, hueco, fibroso y bulboso en la base; esta recubierto de escamas marrones que le confieren un aspecto atigrado. El pie está situado en el centro del sombrero y se separa fácilmente de este. Posee además un anillo doble en la parte superior que puede moverse a través del pie sin que se rompa de color blanco en su parte superior y crema en la inferior. Su carne es blanca con olor y sabor suave, a nuez o avellana, muy agradable. Es una seta considerada excelente comestible, de la que hay que desechar el pie por ser muy duro y fibroso.

Fructifica en claros de bosques, pastizales o bordes de caminos de forma individual o en grupos, a veces numerosos. Puede confundirse con otras macrolepiotas comestibles como son Macrolepiota mastoidea, más pequeña y con un mamelón mucho más puntiagudo y apreciable o Macrolepiota excoriata también de menor tamaño con sombrero con menos escamas y que la escama central grande se rompe en forma estrellada.

Pero sobre todo hay que tener muchísimo cuidado de no confundirla con las antiguas macrolepiotas del subgénero Laevistipes, cuya carne blanca enrojece, que ahora se han incluido en el género Chlorophyllum como:

Macrolepiota venenata (actualmente Chlorophyllum brunneum), seta de gran porte hasta 18 cm. Con sombrero un poco lanoso, cubierto de escamas en forma de simetría radial, sobre todo una gran escama central en forma de estrella irregular, que se resquebraja en varios radios. La placa externa oscura que recubre el sombrero, se rompe en una característica forma de aspa. Láminas apretadas y libres de color blanquecino y pie delgado y cilíndrico, hueco, liso, fibroso, algo engrosado en la base, que enrojece al rasparlo. En esta especie el anillo es simple. Su carne blanca, enrojece levemente al corte y es poco densa.

Macrolepiota rhacodes (Actualmente Chlorophyllum rhacodes) más pequeña sin el pie atigrado y que enrojece al corte. Considerada como buen comestible, pero que hay que tener precaución por la dificultad en su correcta clasificación y su posible confusión con otras que son tóxicas.

Macrolepiota olivieri (Ahora Chlorophyllum olivieri) sospechosa de toxicidad.

Chlorophyllum molybdites de láminas progresivamente verdosas por el efecto de la maduración de sus esporas. También tóxica

También recordar su posible confusión para aficionados inexpertos con las distintas especies del género Lepiota, de menor tamaño, todas ellas muy tóxicas e incluso algunas mortales, como la Lepiota clypeolaria, Lepiota brunneoincarnata, Lepiota helveola o la Lepiota cristata.

Macrolepiotas cerradas.

Su nombre científico Macrolepiota proviene del griego macros que significa grande, lepis que significa escama y otis que significa oreja, por tanto, Macrolepiota significa “Oreja escamosa de gran tamaño” y procera del latín procerus que significa alto, esbelto, crecido. Concluyendo Macrolepiota procera significa “Oreja grande escamosa y esbelta”.

Para finalizar comentaros que en Italia se la conoce vulgarmente como “mazza di tamburo” que traducido significa palo de tambor; por su forma juvenil cuando el sombrero está aún cerrado. En España posee distintos nombres comunes dependiendo de la zona y se la conoce como parasol, apagacandiles, atacandelas, galipierna, cucurril, cachiporra_ agárico de culebra. En euskera como galanperna jangarri; en catalán como patinello o paloma; en gallego choumelo, choupin, zarrota y en valenciano como seta petejada.

Texto/fotos: Javier Munilla

LIBROS A LA VENTA - ¡Novedad! - "Sigüenza, una larga historia", libro-cómic

Hoy han visitado este sitio: 118 // Ayer 219

Back to Top