Jue12132018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home rapidas Reunión de AMESAH en el Ministerio de Medio Ambiente por los eólicos

Reunión de AMESAH en el Ministerio de Medio Ambiente por los eólicos

La plataforma de Afectados por los Macroproyectos Eólicos de Sigüenza y el Alto Henares (AMESAH) se reunió el día 30 de mayo, en dependencias del Ministerio de Medio Ambiente de Madrid, con el Director General de Calidad Ambiental (Francisco Javier Cachón de Mesa) y el Subdirector General de Evaluación Ambiental (Eugenio Domínguez Collado).

En la reunión, se informó del estado de los cuatro proyectos eólicos planteados en la comarca de Sigüenza. Se hizo saber a los representantes de la plataforma que ya se estaban enviando al Ministerio de Energía los llamados "documentos de alcance", en los que el órgano ambiental explica las condiciones que debe cumplir el Estudio de Impacto Ambiental de cada proyecto. En particular, se informó de que se ha obligado a un estudio de al menos un año de duración sobre los efectos que tendrían los parques en el entorno (medio ambiente y medio socioeconómico), lo cuál lleva los plazos para la aprobación, en su caso, a un periodo de alrededor de dos años, con un año a año y medio para la exposición pública del proyecto y de su Evaluación de Impacto. En cualquier caso, el promotor de las centrales puede desistir en esta fase inicial, en la que aún no ha incurrido en gastos importantes, si considera que le resulta difícil o costoso el cumplimiento de los condicionantes impuestos por Medio Ambiente. También se nos informó de que estos cuatro parques han sido de los primeros en entrar, y que ahora mismo hay sobre la mesa unos 50 en toda España, recibidos en las últimas semanas, de momento ninguno más en la provincia de Guadalajara.

Se sabe por otra parte que hay previstos 8000 MW nuevos de renovables en toda España para cumplir con plazos comprometidos con la Unión Europea. La sensación que trasmitieron es que ambos estaban muy bien informados de los proyectos de Sigüenza y que conocían en detalle las sugerencias y alegaciones presentadas en fase de consultas por numerosas instituciones, colectivos y particulares, las cuáles habían sido tenidas muy en cuenta a la hora de redactar los documentos de alcance.

En definitiva, se transmitió la idea de que eran conscientes de que se trataba proyectos sensibles dados la calidad ambiental del territorio afectado, la sensibilidad del medio socioeconómico a este tipo de proyectos, la alarma social suscitada y los argumentos de peso aportados en la fase de consultas.