Lun09162019

Last updateLun, 16 Sep 2019 6pm

Back Está aquí: Home rapidas Excavaciones arqueológicas en Torralba

Excavaciones arqueológicas en Torralba

En las proximidades de la estación de ferrocarril de Torralba, entre 1909 y-1911 el marqués de Cerralbo (1845-1922) desarrolló, por primera vez a nivel mundial, las primeras excavaciones arqueológicas de un yacimiento con herramientas líticas elaboradas por una especie humana anterior a la nuestra que aparecían junto a restos óseos de elefante, entre otros mamíferos. Los resultados tuvieron gran trascendencia en Europa, pues demostraban la contemporaneidad del ser humano con faunas extintas, cuando aún se discutía sobre la naturaleza y la antigüedad de las primeras etapas de la humanidad. Cerralbo continuaría con su investigación sobre las primeras etapas de la humanidad entre 1914 y 1916 en Ambrona, situado a 2,5 kilómetros de distancia.

Desde 1961 a 1963 el profesor estadounidense F.C. Howell continuó con las investigaciones en Torralba y Ambrona, desarrollando por primera vez en Europa un innovador proyecto interdisciplinar formado por prehistoriadores, geólogos y paleontólogos. A partir de estos trabajos, se consideraron yacimientos gemelos en orillas opuestas de un lago donde los “cazadores” paleolíticos conducirían algunos ejemplares de elefante hacia zonas cenagosas del fondo del valle donde los abatirían. De esta manera, Torralba y Ambrona pasaron a formar parte de la iconografía mundial de las tesis que defendían la capacidad cinegética humana desde las primeras etapas.

En 1990 Manuel Santonja y Alfredo Pérez-González reanudan las investigaciones en Torralba y Ambrona concluyendo que son yacimientos completamente diferentes y con intervención humana mucho más limitada que la inicialmente supuesta. Su investigación se centró fundamentalmente en Ambrona, en depósitos de hace unos 500.000-400.000 años con restos de elefante antiguo, uros, ciervos, lobo de Mosbach, león primitivo de las cavernas, hiena y zorro. Llegaron a la conclusión de que elefantes y uros, morirían en etapas de sequía prolongada. La presencia de numerosas herramientas líticas atestigua la intervención de grupos paleolíticos, atraídos por las concentraciones de fauna en las orillas de las pequeñas lagunas características de este paisaje. La tradición tecnológica reconocida en los niveles inferiores de Ambrona y en Torralba se denomina Achelense y tiene origen en África del Este hace 1,7 millones de años.

Desde 2013 se ha seguido excavando en Ambrona en niveles de unos 350.000 años de antigüedad depositados bajo un clima más frío con predomínio de restos de caballo y herramientas líticas elaboradas con la tecnología característica empleada por neandertales a lo largo del Paleolítico Medio, siendo uno de los yacimientos con esta tecnología de mayor antigüedad que se conoce en Europa.

Los trabajos realizados en Torralba han sido mucho más limitados que en Ambrona, motivo por el que esta campaña se ha centrado fundamentalmente en este yacimiento. Torralba, tiene una cronología posterior a Ambrona (300.000-200.000 años de antigüedad), pero los útiles líticos se elaboraron con tecnología achelense, como los niveles inferiores de Ambrona, mientras que los de los niveles superiores de Ambrona se corresponden con el Paleolítico Medio. De este modo, Ambrona y Torralba, han permitido plantear por primera vez hipótesis respecto a la coexistencia de grupos humanos con distinta tecnología, pertenecientes a distintas especies humanas.

Con el objetivo de evaluar la potencialidad de los depósitos sin excavar de Torralba y de situar las excavaciones del profesor F.C. Howell en este yacimiento y en otras áreas de Ambrona, entre el 12 y 31 de agosto, se desarrolló una intervención arqueológica en estos yacimientos dirigida por Susana Rubio-Jara y Joaquín Panera del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), con la participación de otros investigadores del Centro como Manuel Santonja, Abel Moclán, y de otras instituciones como Alfredo Pérez-González (IDEA) y estudiantes del grado de Arqueología de la Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Granada y Universidad de Murcia. Además colaboran investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares, Universidad de Adelaida y Griffith University (Australia), y Heriot Watt University (Reino Unido).

Fotos: Trabajos en el yacimiento de Torralba a finales de agosto de 2019.