Vie12062019

Last updateJue, 05 Dic 2019 9am

Back Está aquí: Home rapidas Los arquitectos de Castilla-La Mancha propician el debate sobre los retos del Urbanismo Rural

Los arquitectos de Castilla-La Mancha propician el debate sobre los retos del Urbanismo Rural

En una Jornada en la que además se ha anunciado la futura Ley del Paisaje de CLM y también una reforma profunda de la LOTAU, retos ambos para los que el gobierno regional cuenta con el COACM. Después de la presentación de la Jornada por parte de la decana del COACM, Elena Guijarro, y de las intervenciones del consejero de fomento y del presidente de la diputación de Albacete, se presentó la Unión de Agrupación de Arquitectos Urbanistas de España (UAAU), que han celebrado su Asamblea en Albacete, se han analizado las políticas comunitarias sobre el territorio de la UE, las políticas territoriales, de medio ambiente y de paisaje en la escala regional, y la ordenación y gestión integrada del territorio, el paisaje como patrimonio o la tradición como herramienta de revitalización del territorio rural.

Presentación de las jornadas.

GALERIA DE IMÁGENES DE LA JORNADA SOBRE URBANISMO RURAL.

El Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha (COACM) ha propiciado un debate de altura sobre los retos del urbanismo en el ámbito rural como elemento integrador para su revitalización, en una jornada que, precisamente bajo ese epígrafe, se ha celebrado el día 22 de noviembre en Albacete, y que se extendió hasta el sábado, 23 de noviembre, con una parte lúdica. Además de servir de marco a algunos anuncios importantes, como el la futura Ley del Paisaje -la de Castilla-La Mancha será la primera de una región de interior - o la reforma del texto refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística de Castilla-La Mancha, LOTAU, para la que la Junta de Comunidades contará con el COACM, reputados expertos han puesto sobre el tapete algunos de los mayores desafíos en esta materia.

Así, el viernes, en horario de mañana y tarde, se analizaron las políticas comunitarias sobre el territorio de la UE; las políticas territoriales, de medio ambiente y de paisaje en la escala regional, la ordenación y gestión integrada del territorio o el paisaje como patrimonio o la tradición como herramienta de revitalización del territorio rural.

Las presentaciones y ponencias tenían lugar en un edificio emblemático, como es el Teatro Circo de Albacete. De los seis teatros-circo originarios del siglo XIX que hay en Europa, no hay ningún otro que mantenga operativa, como éste de Albacete, la doble funcionalidad escénica. Por eso, y porque tanto su construcción, como su rehabilitación se debieron a un movimiento ciudadano, similar al necesario para avanzar en materia para avanzar en cuanto a urbanismo rural, fue elegido como sede para albergar la Jornada.

Correspondió a Elena Guijarro, decana del COACM, abrir la Jornada. La decana, en el primer acto institucional que presidía en su mandato, expuso que “la intención del Colegio es colaborar con todos los organismos con capacidad para avanzar en los problemas que tenemos por delante ante el reto demográfico, para el que entendemos que el urbanismo es clave ante la ordenación de un nuevo modelo de territorio”. Guijarro agradeció el trabajo de todos cuantos han propiciado el desarrollo de la Jornada, mencionó a la anterior Junta Directiva del Colegio, “que está en el origen de la iniciativa y que fue la que puso sobre la mesa la posibilidad de que Albacete acogiera un evento de estas características”, y agradeció la deferencia que ha tenido la Agrupación de Uniones de Arquitectos Urbanistas (UAAU) con el COACM, celebrando su Asamblea Anual, igualmente en Albacete, e incluyendo la Jornada en su programa. Por último, expresó su deseo de “ratificar en esta Jornada la voluntad de afrontar el nuevo modelo de sociedad y de ordenación territorial que necesitamos. Somos testigos de grandes cambios, climáticos y de movimientos migratorios, que, o anticipamos, o acabarán por desbordarnos”, señaló.

El presidente de la Diputación Provincial, Santiago Cabañero, estuvo presente en la apertura. Cabañero calificó como “un placer” acoger en Albacete “unas Jornadas vinculadas al reto demográfico de las zonas rurales”. En este sentido, el máximo responsable de la institución provincial identificó como un gran problema “que se legisle de la misma manera realidades completamente diferentes, y esto es lo que ocurre con el urbanismo rural”. El presidente declaró además que, desde el urbanismo, se pueden aportar soluciones a problemas que impiden convertir en oportunidades las ventajas que tienen los pueblos pequeños. “Necesitamos una legislación distinta para las zonas rurales, y los pequeños municipios y, es en foros como éste donde hay que hablar de ello, escuchar a los técnicos, ver qué soluciones aportan, y diseñar, entre todos, las realidades que necesita el medio rural”. VER INTERVENCION COMPLETA EN LA PRESENTACIÓN DE LAS JORNADAS

Por su parte, el consejero de Fomento, Ignacio Hernando, subrayó el compromiso de la Junta de Comunidades con un urbanismo con alma, no de brocha gorda, que sepa apreciar el metabolismo propio de una región rural. Hernando anticipó en la jornada tres acuerdos. En primer lugar, afirmó que “vamos a contar con los arquitectos, y su asistencia técnica, para lanzar en trámite administrativo de lo que será la nueva Ley de Paisaje de Castilla-La Mancha. El consejero señaló que la nueva ley “protegerá el patrimonio paisajístico, pero será además, posibilista, puesto que concebirá el paisaje de Castilla-La Mancha, como una fuente de riqueza y de creación de empleo que servirá para fijar población en el territorio”.

Asimismo, el consejero señaló que contará igualmente con los arquitectos para reformar la LOTAU, normativa que data del año 98, para “ponerla en sintonía con los objetivos de la agenda 2030 y con la agenda nacional de urbanismo”. Así, el nuevo texto definiría un nuevo concepto del urbanismo rural, simplificando y agilizando los trámites, y considerando, además, la idiosincrasia particular de la región, creando nuevas figuras, como un suelo para aldeas, a caballo siempre entre lo rústico y lo urbano, que no está reconocido en la redacción actual de la ley.

Por último, el consejero afirmó que la pretensión del gobierno regional es lograr que los municipios con pocos recursos puedan contar con sus correspondientes planes de ordenación municipal, creando una nueva figura, más simple y más concreta para abordarlos, como forma de luchar a favor del reto demográfico. “Nuestra baja densidad poblacional es una característica más de nuestra región, y, antes que verla como una dificultad, preferimos hacerlo como una oportunidad para seguir potenciando nuestra industria agroalimentaria y el turismo a través del urbanismo, y de la igualdad de oportunidades”, terminó. VER INTERVENCION COMPLETA DE HERNANDO EN LA PRESENTACIÓN DE LAS JORNADAS.

Correspondió a Javier Martinez Callejo, presidente de la Junta Directiva de la UAAUE, presentar a su institución, que ha celebrado su Asamblea anual en Albacete, incluyendo la jornada en su programación. Martinez Callejo hizo referencia en su disertación a los ejes centrales de la Asamblea. “Nos hemos reunido en Albacete para abordar los temas que consideramos más relevantes para la profesión”, señaló, presentando, en la Jornada del COACM los resultados de una encuesta contestada por 4.000 arquitectos, 1.400 de ellos urbanistas. Así, Martínez Callejo, describió la situación actual de los urbanistas, marcada por la desigualdad de género, la ausencia de facilidades para que las mujeres jóvenes arquitectas puedan trabajar en la profesión liberal, debiendo “refugiarse” en la administración, por la brecha salarial entre hombres y mujeres, y entre profesionales jóvenes y aquellos que acumulan una trayectoria más amplia. “Estos resultados, cuantificados estadísticamente, van a servir para incluir en los pliegos de condiciones cláusulas que nos ayuden a dignificar la situación de la profesión, la contratación de trabajos de urbanismo con horarios más justos, en los que, por ejemplo, la solvencia no sea tan relevante, para facilitar de este modo que los jóvenes se puedan incorporar a la profesión”, aseguró en Albacete.

Marta Vall-Llossera, vicepresidenta primera del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, se encargó de presentar la propuesta ganadora del Premio de Urbanismo Español 2019. El trabajo, afecto al distrito de Ciutat Vella de Barcelona, resultó elegido por su innovación -se sale del urbanismo más habitual, burocrático, lento y desfasado- que es uno de los criterios que más ha valorado el Consejo en el fallo del premio. El equipo ganador -300.000 km/s- lo conforma un grupo paritario, de arquitectos y técnicos jóvenes, que aplica nueva metodología a la hora de entender y planificar la ciudad. Mar Santamaría, arquitecta y directora de esta empresa, se encargó de mostrar sus claves en la Jornada. “Se trata de un plan que regula la actividad económica del distrito. Aúna todas aquellas estrategias que podamos desarrollar hoy a través de técnicas de diagnosis complejas, pero que nos ayudan a garantizar que en este distrito se mantenga, y se mejore, la calidad de vida. Es un distrito con problemas por el tema del turismo masivo. Están desapareciendo actividades necesarias para los residentes, y por lo tanto resulta determinante controlar muy bien la implantación de las actividades económicas. Además, existe un problema de salud pública relevante que nos da el marco para poder construir un argumentario jurídico y urbanístico. A la larga, este argumentario garantizará la calidad de vida de los residentes”, explico Santamaría. El proyecto introduce primicias a la hora de trabajar con datos abiertos de la administración, y de empresas privadas, con nuevas técnicas de análisis espacial, y también de inteligencia artificial y minoría de datos cuya combinación y análisis ha servido para obtener un conocimiento más preciso sobre el territorio y para poder afinar las herramientas de regulación más adecuadas para conseguir este objetivo.

La jornada se articuló después en cinco ponencias. En la primera, Miguel Angel Rubio, coordinador técnico de ADIMAN, Grupo de Acción Local que ejerce su labor en la comarca de La Manchuela, en Cuenca, habló sobre las políticas del desarrollo integrado de las zonas rurales (LEADER). Rubio afirmó que, “desde nuestro punto de vista, el enfoque de este congreso es un acierto, sobre todo porque tiene en cuenta a los pequeños municipios y sus problemas de urbanismo, los retos que se están planteando en relación con los objetivos de la Agenda 2030: la sostenibilidad, la integración, la horizontalidad en la aplicación de las políticas”. El coordinador técnico puso en valor la experiencia de LEADER en la lucha contra la despoblación, desde 1991. “Nuestra metodología ha permitido a muchos municipios de España, si no revertir, al menos sí frenar el fenómeno de la despoblación, crear riqueza y mejorar la socio-economía local, a través de la diversificación de las actividades que se ejercen en el territorio, de la participación y de una nueva gobernanza en el territorio. Los Grupos de Acción Local son una herramienta asumida como una política fundamental para el desarrollo rural y que esperamos se vea reforzada en el nuevo periodo de programación”, señaló Rubio en Albacete.

Igualmente en la primera ponencia, Juan Pedro Salas, gerente de ADESIMAN, Federación para el desarrollo de la Sierra y Mancha conquense, presentó la Red SSPA (Souther Sparsely Populated Areas) y la experiencia HIE (Highlands and Islands Enterprise). Salas definió la jornada como necesaria, sobre todo por el hecho de arrojar luz ante la multitud de normativas y planes existentes. “Debemos unificar esta normativa y vincularla a la realidad del desarrollo económico, social y sostenible de Castilla-La Mancha, y de España en general”, señaló. La ponencia del gerente se articuló en torno a la idea de que “desde el punto de vista de la demografía, es fundamental que todo esté ordenado, para que las personas puedan desarrollar su vida con previsión en cuanto a negocios o instalación de servicios e infraestructuras”.

José Antonio Carrillo, director general de Planificación Territorial y Urbanismo de la Junta de Comunidades, definió la Jornada como “muy interesante”, puesto que “hemos tenido la oportunidad de compartir con profesionales del sector del urbanismo y de ordenación el territorio, propuestas e iniciativas que han de marcar el futuro de Castilla-La Mancha”. En su ponencia, la segunda de la jornada, explicó que el gobierno regional impulsará la normativa necesaria para atender las necesidades de los pequeños municipios de Castilla-La Mancha, centrándose en la despoblación. Así, Carrillo expuso los dos grandes proyectos de la Junta de Comunidades en este sentido: la reforma de la LOTAU y la futura Ley del Paisaje. “Queremos que el nuevo texto de la LOTAU cumpla dos objetivos: agilizar la tramitación de instrumentos urbanísticos por los ayuntamientos, y crear un régimen jurídico especial para que los pequeños municipios tengan atendidas sus necesidades en este sentido, facilitando así la implantación de empresas en el medio rural”. En cuanto a la Ley del Paisaje, el director afirmó que tratará el paisaje de Castilla-La Mancha como un valor especial de la región. “El paisaje tiene que ser fomentador de la actividad económica; ser considerado como un recurso que hay que proteger, desde el punto de vista ambiental y natural; y servir atraer turismo y actividad económica”.

Ya en jornada de tarde, tenía lugar la tercera ponencia, que correspondió a José María Ezquiaga. El doctor arquitecto habló sobre la ordenación y gestión integrada del territorio con miras al horizonte 2030. Ezquiaga planteó una reflexión sobre en qué medida, desde los organismos internacionales que se ocupan del medio ambiente y de los temas críticos del futuro del planeta, aparece el urbanismo como tarea ineludible para naciones y gobiernos, a escala global y nacional. “Esto puede parecer nuevo, porque hasta ahora la preocupación de organismos como Naciones Unidas estaba más centrada en el hábitat, en el hecho del alojamiento, de la vivienda o de la pobreza. ¿Por qué hablamos ahora de urbanismo? Porque la batalla del cambio climático se va a librar en las ciudades”, afirmó Ezquiaga. El doctor arquitecto afirmó que hablar de ciudades en una jornada sobre urbanismo rural, viene a cuento porque hoy, en España, somos urbanos. “La distinción antigua entre lo rural y lo urbano, ya no es válida. Estamos en una cultura de las ciudades. Hace 60 años de la emigración a la ciudad. España es un país urbanizado. Cuando hablamos de la España vaciada, hablamos de un proceso de concentración de población en áreas económicas. Hoy, el 85% de la población, es urbana”, señaló. Ezquiaga destacó en su intervención la importancia que tiene que las políticas de lo urbano, lo natural, el paisaje, la energía, la vivienda y la movilidad, por fin se piensen conjuntamente como una estrategia solidaria y coherente orientada hacia la sostenibilidad y con una meta inmediata, como es la de frenar el cambio climático, y sus múltiples dimensiones. “La mayor parte de las emisiones proceden de las ciudades. Es necesario que desde el ámbito urbanístico se piensen estrategias para aumentar la sostenibilidad y frenar así el cambio climático, que hoy en día son cara y cruz de la misma moneda. En este sentido, desde el ámbito internacional se nos vuelve a llamar la atención, acerca de la importancia del planeamiento. La posición de España es muy buena, porque tenemos una Ley de Suelo, tanto a nivel estatal como específica en cada comunidad autónoma que tiene competencias exclusivas en materia de ordenación del territorio urbanismo y vivienda, tenemos planes en la mayor parte de nuestras ciudades y una cultura urbana. Pero, en nuestro país, el urbanismo está en crisis, en una crisis de crecimiento, de consolidación, podríamos decir. Por tanto, tenemos que reinventarnos para seguir enfrentándonos a estos desafíos. Cuando Naciones Unidas hace un llamamiento a que los países se doten de legislaciones del suelo, se refiere a países que todavía no tienen esta estructura legal y técnica, que España sí tiene. Nosotros, además de poder ser luz para otros países de nuestra comunidad de naciones, estoy pensando en Latinoamérica, sin duda, necesitamos reinventar el planeamiento urbanístico para que sea una herramienta útil para la sociedad, además ahora con un elemento nuevo que no estaba hace sesenta años, cual es la función de asegurar un desarrollo sostenible de la ciudad y dentro de este marco, ser un elemento activo contra el cambio climático”, afirmó en Albacete.

En la cuarta ponencia, Rafael Mata, catedrático de Geografía, habló sobre el paisaje como patrimonio y recurso para el desarrollo territorial. La comunicación abordó, en primer lugar, un concepto renovador, que es el de paisaje entendido como integración de naturaleza y acción humana, y cultura e historia. Este concepto de paisaje tiene un significado muy relevante en la ciudad, pero sobre todo en los espacios rurales, que se han construido históricamente sobre la naturaleza. “En ese sentido, el paisaje expresa la identidad y el carácter de cada territorio, de cada municipio, de cada comarca y de la región en su conjunto”, señaló. Y para demostrarlo, Mata presentó en la Jornada el resultado del Atlas de los Paisajes de Castilla-La Mancha en el que participó. En opinión del doctor en geografía, el paisaje tiene la capacidad de, por referirse a la identidad y al carácter del territorio, poder ser patrimonio colectivo, apropiado por la comunidad y convertirse, por tanto, en un elemento sostenible de desarrollo económico y territorial. En ese sentido, Mata explicó que la potencialidad del paisaje en CLM –una región donde muchos paisajes tienen una identidad rural muy marcada- puede ser un instrumento para orientar el desarrollo de la región en sus áreas rurales, especialmente aquellas con baja densidad de población, y que usando el paisaje como patrimonio -expresión de una actividad agrícola, pecuaria y forestal sostenible- se puede convertir en un elemento de recuperación más de estos espacios.

Coloquio

En las dos últimas ponencias, se conocieron con detalle dos de los proyectos ganadores del Concurso Internacional de Arquitectura Richard H. Dryehaus. Este galardón premia propuestas que tratan de recuperar la tradición arquitectónica local, y su particular identidad, y generar así una estructura urbana más bella, coherente, sostenible, y socialmente integradora. El concurso lo convoca el Ministerio de Fomento, con la colaboración de INTRAU, el Ministerio de Deporte y el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, gracias al generoso apoyo del filántropo norteamericano. Los arquitectos Juan Moya y Sara Lobón expusieron su propuesta para Vejer de la Frontera (Cádiz), que le da una solución satisfactoria a uno de los mayores problemas que se enfrentan los núcleos urbanos tradicionales, como es el de crecer sin perder la esencia de su carácter. Su propuesta fue premiada en la Edición 2016-2017 del Concurso.

Por último, el arquitecto Abelardo Linares presentó el proyecto con el que ganó, junto a Elena Jiménez, el Premio en la edición 2018-2019. Se trata de una actuación urbanística integral para revitalizar el barrio de La Antigua, situado en el casco histórico de Béjar, en Salamanca, que sufre los efectos, como tantos otros conjuntos urbanos, de la despoblación, el abandono y el envejecimiento de su patrimonio.

Clausuraron la Jornada el alcalde de Albacete, Vicente Casañ, y Elena Guijarro. “Os habéis reunido para hablar de cómo utilizar el urbanismo para combatir el abandono, la despoblación y el envejecimiento en el mundo rural. Un debate complejo y que no es ajeno a la vida urbana. La fuerte migración del campo a la ciudad no solo ha dejado hecho un erial extensos territorios con densidades inferiores a Laponia, sino que originó el crecimiento vertiginoso, y no siempre aseado urbanísticamente, de las ciudades. La dicotomía del campo y la ciudad ya no es tal. Ahora la gente vive en ciudades o en zonas urbanizadas, los urbanistas son ya, sois ya, imprescindibles desde el momento en el que los ciudadanos queremos vivir, convivir, en este espacio común llamémosle pueblo o ciudad, porque los retos urbanos heredados son consecuencia de esa realidad rural sobre la que habéis debatido”, señaló, además de agradecer la elección de Albacete como sede e invitar a conocer la ciudad a los presentes, en la jornada del sábado, también incluida en el programa.

Así, la jornada se completó con más actividades que tenían lugar el día siguiente. El sábado, 23 de noviembre, se realizó un paseo por la ciudad de la mano de arquitectos conocedores de su desarrollo urbanístico y de su patrimonio arquitectónico. Los asistentes finalizaron el recorrido con una visita al Recinto Ferial, una de las edificaciones más emblemáticas de Albacete, explicada también por expertos que han estudiado e investigado las características de este edificio singular.

La organización de la jornada ha corrido a cargo del COACM, con la colaboración de diversas entidades: Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, Unión de Agrupaciones de Arquitectos Urbanistas de España, COACM de Albacete, Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Diputación de Albacete, Ayuntamiento de Albacete y Asemas, Mutua de Seguros y Reaseguros a prima fija.