Lun10232017

Last updateDom, 22 Oct 2017 6pm

Back Está aquí: Home Salud Prevenir las caídas de las personas mayores. Una tarea de todos

Salud

Prevenir las caídas de las personas mayores. Una tarea de todos

Muchas veces aconsejamos a nuestros mayores: ¡ten cuidado,… no te caigas! Buena intención tenemos todos, una advertencia que se tendrá en cuenta poco más de cinco o diez minutos, y que sirve de bastante poco. Las caídas, en la actualidad, son una de las principales causas de enfermedad y de la pérdida de independencia y de calidad de vida en las personas mayores y cuyas complicaciones son causa de mortalidad en algunos casos. Cuando una persona mayor se cae, la posibilidad de que se produzca una fractura es muy elevada, debido a que sus huesos son poco elásticos y muy frágiles. Debemos tener en cuenta que con los años disminuyen los reflejos  para recobrar el equilibrio antes de golpearse con el suelo y, por lo tanto, las consecuencias suelen ser más graves que en una persona joven.

Las caídas son acontecimientos involuntarios e inesperados que nos hacen perder el equilibrio, dando con nuestro cuerpo en el suelo o en otra superficie con la que nos golpeamos. Los accidentes no se producen por casualidad o por mala suerte, sino porque concurren una serie de circunstancias determinadas que incrementan las posibilidades de que ocurra dicho  acontecimiento. La contestación “estaría de pasar” es muy frecuente en las conversaciones, pero no nos engañemos, es una forma de evitar pensar que quizás el accidente se podía haber evitado con medidas preventivas.

La mayor parte de las caídas ocurren en el hogar o realizando las actividades de la vida cotidiana, por lo que la prevención empieza por observar y analizar todo lo que nos rodea.  Antes de seguir leyendo… mire a su alrededor…  ya sea en su casa, en la calle o comprando en la tienda. Seguro que encuentra más de cinco cosas que podrían producirle una caída: el suelo de la cocina húmedo, un pasillo sin luz, unas gafas mal graduadas, una alfombra en el recibidor, la rama de un árbol  o una basura abandonada en la acera. Estará de acuerdo conmigo, todas podrían haberse evitado. Pues comencemos:

• En casa evite tener cables u otros objetos en el suelo, sobre todo en zonas de paso, pues en algún momento no nos daremos cuenta y tropezaremos. Las alfombras son una de las principales causas de caídas, retírelas de pasillos y escaleras. Tenga buena iluminación donde se encuentre y no se levante de la cama a oscuras. Levántese de la cama despacio, primero se siente, ponga sus pies a la vez en el suelo, distribuya el peso del cuerpo en ambas piernas y, si hace falta, se ayude agarrándose en algún mueble.  Los giros rápidos sobre una de sus piernas pueden producir una fractura del fémur o de la cadera.

• Utilice  un calzado que se sujete a sus pies perfectamente y con suela antideslizante. Evite las zapatillas tipo chanclas y las sandalias que no sujeten el talón. Si nota que se desgasta un lado de la suela debe cambiarlas para evitar tropezones o pérdida de equilibrio.

• Si es necesario coloque barandillas o agarraderos en escaleras, zonas de paso y baños. Tener un punto de agarre o apoyo puede evitar que un pequeño tropiezo acabe en una caída.

• A nuestro alrededor todo suele estar en movimiento, por lo que es esencial que intentemos crear rutinas que nos ayuden a mantener el control y el equilibrio. Realizar una actividad física moderada, andar, subir escaleras, bailar, o acudir a gimnasia de mantenimiento puede corregir malos hábitos posturales  y aumentar la capacidad de respuesta física y mental  de nuestro organismo.

• Cuando viaje en coche debe ponerse siempre el cinturón de seguridad. Cualquier golpe sería fatal para su organismo. Cruce la calle siempre por paso de cebra y se asegure que los conductores se percatan de su intención.

• Cuando camine por la calle debe llevar las manos libres e intente ir por la parte interior de la acera, evitando los bordillos y bolardos. Lleve su bolso en bandolera y si tiene que llevar bolsas distribuya el peso en ambos brazos. Piense en el bastón como un signo de distinción elegante que puede reforzar su seguridad y no como un trasto de viejos. Los bastones y muletas deben tener una base de goma antideslizante y que proporcione un buen agarre al suelo. La longitud correcta de un bastón se mide desde la muñeca al suelo.

• Haga un uso correcto de la medicación. Gran parte de las personas mayores toman pastillas para dormir, lo cual acaba produciendo una gran dependencia  y no soluciona el problema. Deben saber que tan sólo están indicadas de forma puntual  o por un periodo que no exceda de dos o tres semanas. Los tratamientos con hipnóticos o sedantes son una de las causas más frecuentes  de  caídas con fractura de cadera. Debe plantearse, junto a su médico, la forma correcta de abandonar la dependencia de “la pastilla de dormir”, pues la necesidad de horas de sueño disminuye con la edad y con la falta de actividad física. 

Todos los ciudadanos tenemos la responsabilidad de contribuir a disminuir la posibilidad de caídas y accidentes: evite tirar basura en las aceras, no permita que sus perros orinen o defequen en la vía pública, respete los cruces  de peatones y no acerque el coche a los bordillos. Y al Excelentísimo Ayuntamiento también le corresponde poner su granito de arena: en la señalización viaria horizontal, por favor utilicen pintura antideslizante o con señales rugosas que impidan las caídas cuando el pavimento esté mojado. Gracias a todos.

Application 0.013 seconds (0.013); 1.77 MB (1.164) - afterLoadApplication 0.107 seconds (0.094); 10.21 MB (8.439) - afterInitialiseApplication 0.195 seconds (0.088); 15.98 MB (5.772) - afterCache