Mar05212019

Last updateDom, 19 May 2019 8pm

Back Está aquí: Home Salud Primeros auxilios: atragantamiento

Salud

Primeros auxilios: atragantamiento

Los atragantamientos son la tercera causa de muerte accidental en España, según un estudio realizado por la Fundación Maphre. En 2017 fallecieron 2.336 personas por atragantamiento. Es la causa accidental de muerte en el 29% de los menores de un año, el 11% en niños de 1 a 4 años y el 25% en los mayores de 65 años. Son cifras que nos deben hacer reflexionar sobre la importancia de la prevención, así como aprender las sencillas técnicas con las que podemos salvar una vida.

Se denomina atragantamiento a la obstrucción de las vías respiratorias por un alimento o por algún objeto. El atragantamiento se produce porque el sistema digestivo y el sistema respiratorio comparten una misma entrada al cuerpo, la faringe. Para poder tragar los alimentos y que vayan en dirección correcta hacia el esófago, deben activarse algunos mecanismos durante la deglución, pero si alguno de ellos falla el alimento puede pasar a la tráquea bloqueando las vías respiratorias. Si el bloqueo respiratorio es completo provocará la asfixia al impedir que el oxígeno pase a los pulmones y por tanto al resto del organismo. Si el cerebro es privado de oxígeno durante más de cuatro minutos, pueden producirse graves daños cerebrales o incluso la muerte.

Nuestro organismo no está preparado para respirar o hablar y a la vez tragar líquidos o sólidos. Recuerde lo que nuestros padres nos decían: “Mientras se come no se habla”. Cuando estamos tragando y nos reímos o hablamos es muy posible que nos atragantemos, seguro que recuerdan que les ha pasado alguna vez. Es una circunstancia muy habitual, pasajera y que suele producir una obstrucción parcial que se soluciona rápidamente con el mecanismo de la tos. Pero en algunas ocasiones puede convertirse en una emergencia con graves repercusiones, por lo que la rapidez en prestar los primeros auxilios puede salvar la vida del atragantado.

Qué hacer ante un atragantamiento en un adulto:

Si la persona atragantada puede hablar, hacer ruidos o toser ruidosamente, se considera que la obstrucción es leve. Le animaremos a toser y toser… para que expulse aquello que le está impidiendo respirar. No le daremos nada a beber y tampoco le debemos dar palmaditas en la espalda pues podemos introducir más profundamente el objeto hacia los bronquios. Pero si la persona no puede respirar, hablar ni hacer ruidos, o hace gestos de atragantamiento, agarrándose el cuello con una o ambas manos, debemos considerar que la obstrucción es grave, y hay que intentar que expulse el objeto que le está obstruyendo las vías respiratorias lo antes posible, con las siguientes maniobras sencillas y muy efectivas:

• 5 golpes interesescapulares. Colocaremos una de nuestras manos en su pecho, agachándole para aprovechar el efecto de la gravedad y con la base de nuestra mano dominante le daremos cinco veces entre las escápulas de forma enérgica con dirección hacia la nuca como si quisiéramos arrastrar el objeto hacia la boca. No son palmaditas, son golpes enérgicos. Mientras atendemos al accidentado otra persona debe llamar al Servicio de Urgencias 112.

• 5 compresiones abdominales, o maniobra de Heimlich. Si con los cinco golpes interescapulares no ha salido el objeto debemos realizar hasta cinco compresiones abdominales con las que podemos conseguir que el diafragma se contraiga y genere una presión de aire suficiente para empujar el objeto al exterior. Se recrea el mismo efecto que la tos.

1. Póngase detrás del atragantado, meta los brazos bajo sus axilas y rodéele con ellos.

2. Si usted es de menor tamaño que el accidentado, meta una de sus piernas entre las de éste y lleve la otra hacia atrás para aumentar su base de equilibrio.

3. Forme un puño con una mano, con la parte del pulgar hacia el abdomen de la víctima, y colóquelo por encima del ombligo y debajo del esternón. Agarre el puño con la otra mano y realice compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro como si fuera a levantarle del suelo, hasta que el objeto salga expulsado y la persona pueda respirar, toser o hablar.

4. Si se trata de una mujer embarazada o de una persona obesa, se deben realizar compresiones torácicas en lugar de abdominales, rodeándole por las axilas y colocando las manos en la mitad inferior del esternón, tirando hacia atrás.

5. Si la obstrucción no se soluciona, continuaremos con otros cinco golpes interescapulares y otras cinco compresiones abdominales hasta que el objeto salga o llegue el personal del Servicio de Emergencias.

• Reanimación cardiopulmonar. Si la obstrucción no se soluciona y la persona cae inconsciente, le depositaremos en el suelo y comenzaremos las maniobras de reanimación cardiovascular como en una parada cardiaca (dos ventilaciones cada 30 compresiones, a una velocidad de 100 compresiones por minuto) hasta que llegue el personal de Emergencias.

Qué hacer ante un atragantamiento en niños

Las recomendaciones internacionales de los expertos en emergencias recomiendan que las maniobras de actuación se realicen en relación con la edad del niño. También habrá que tener en cuenta su peso y su altura como es obvio.

Niños de 1 a 8 años. Debemos actuar de forma similar a como lo haríamos con un adulto, pero adaptando nuestra posición a su tamaño. Podemos colocarnos nosotros de rodillas detrás del menor o subir al niño a una silla o mesa para poder realizar las técnicas correctamente. Por supuesto, ejerciendo una fuerza proporcional a su tamaño. Animaremos a que tosa mientras pueda, y cuando ya no sea posible, realizaremos cinco golpes interescapulares y cinco compresiones abdominales, repitiendo los ciclos hasta conseguir que expulse el objeto.

Niños menores de un año. También se realizan cinco palmadas intercapulares con el bebé sobre uno de nuestros brazos o si es más mayorcito boca abajo sobre una de nuestras rodillas. Siempre con la boca más baja que el tronco para favorecer la salida del objeto. Nunca se hacen compresiones abdominales ya que podríamos producir lesiones muy graves al lactante. Tras las cinco palmadas debemos mirar su boca y comprobar si el objeto se ha hecho accesible y podemos sacarlo. Si no ha salido se recomienda hacer cinco compresiones torácicas con dos dedos, como si fuera un masaje cardiaco pero empujando hacia adentro y hacia la boca. Al igual que en los adultos si se produce una pérdida de conciencia comenzaremos las maniobras de resucitación como en una parada cardiorrespiratoria.

Prevención del atragantamiento en niños

Frecuentemente se producen en niños menores de dos años, sobre todo cuando comienzan a explorar su entorno y a coger todas las cosas que están a su alcance para llevárselas a la boca. En niños que todavía no saben caminar, es posible que se atraganten y no nos enteremos, ya que la única forma que tienen de avisar es el llanto y con un objeto bloqueando sus vías respiratorias es imposible. Los padres y cuidadores somos los responsables de evitar cualquier riesgo de atragantamiento. El exceso de confianza en la suerte suele ser fatal:

• Compruebe que los juguetes estén homologados según la norma europea (CE) y que están adaptados para la edad del niño. No deben tener piezas pequeñas o que puedan ser arrancadas o desprenderse.

• No deje a los niños jugar con tapones, monedas, canicas, pues siempre se los llevará a la boca.

• No permita que los niños menores de cinco años tengan acceso a caramelos, piruletas, gominolas o chupa-chups.

• Los cacahuetes y frutos secos, las semillas, las legumbres, las uvas enteras, las zanahorias crudas, las manzanas o el chicle son los principales responsables de los atragantamientos infantiles. Las salchichas de bolsa debido a su consistencia son también muy peligrosas, por lo que debemos cortarlas en cuadraditos y nunca en forma de moneda. Si podemos las evitaremos en niños pequeños.

• Los globos son de uso frecuente en fiestas y celebraciones. Son uno de los objetos más temidos por los servicios de emergencias, ya que cuando se produce un atragantamiento con un trozo de alguno de ellos la muerte del menor es casi segura, al ser prácticamente imposible extraerlo con las técnicas habituales.

Recientemente se ha comercializado en nuestro país un aparato para extraer objetos de vías respiratorias cuando las maniobras de primeros auxilios no han dado resultado. Se denomina Dechoker, su utilización es sencilla y su uso se está extendiendo a residencias de ancianos, comedores colectivos y restaurantes. Es un aparato de tecnología sencilla que puede contribuir a disminuir la mortalidad por atragantamiento de forma importante a un precio asequible. Próximo mes: crisis de ansiedad

“Si me atraganto, abrázame con fuerza”

Rita Rodríguez