Coronavirus. La vacuna prometida

Tras un año de pandemia, comienzan a llegar las deseadas vacunas a muchos puntos del planeta. Aunque puedan ser distintas en el proceso biotecnológico, el objetivo es el mismo para todas ellas: que el organismo al que se le administra produzca anticuerpos capaces de luchar contra el coronavirus y evitar que penetre en el organismo y al reproducirse en el interior de nuestras células cause el SARS Cov-2.

En pocos meses, distintas compañías farmacéuticas y distintos países, han realizado un gran esfuerzo para lograr vacunas efectivas contra el coronavirus. Nunca el diseño y producción de una vacuna fue tan rápida y conllevó tanta publicidad como la vacuna del coronavirus. Pero la simple realidad es que nunca tuvimos los medios de comunicación, ni la capacidad en biotecnología como en la actualidad. Todos llevamos meses escuchando noticias más o menos controvertidas sobre los distintos procesos que estaban en marcha, y ahora que las vacunas ya son una realidad, muchas personas nos planteamos ponérnosla o no ponérnosla, frente a un temor desmedido a los posibles efectos secundarios, como si otros fármacos y vacunas de uso habitual no los tuvieran.

Los medicamentos y las vacunas pueden causar efectos secundarios y reacciones adversas que no solo dependen del tipo del fármaco, sino también de ciertas características del individuo al que se le administra. Pues señores y señoras ustedes deben tomar la decisión y de forma rápida, porque el tiempo se nos acaba. Las graves complicaciones por la infección que pueden durar meses las conocen ustedes de sobra; las posibles complicaciones de la vacunación (fiebre, malestar, cefalea) durante unas horas, también. Pues valoren ustedes y decidan.

Enero de 2021 nos ha traído la mayor incidencia de infectados por SARS en Sigüenza en la población general desde que comenzó la pandemia; y no es por casualidad ni mala suerte, es por la negligencia de políticos y ciudadanos. Esperar que los demás cumplan las normas mientras nosotros salimos de copas o quedamos a cenar con familiares o amigos es una incoherencia e hipocresía. Se cumplieron todos los malos augurios que los sanitarios habíamos pronosticado. Pedir cautela y responsabilidad ciudadana hemos comprobado que no funciona, porque siempre pensamos que los culpables son los demás y que por un día que nosotros no lo hagamos no pasará nada. Pues ya ha pasado, y esté año que comienza es posible que llegue a ser mucho más duro y cruel que el anterior.

Pero también hay buenas noticias, el día 12 comenzó a administrarse la vacuna contra el coronavirus a los residentes y trabajadores de los Centros Geriátricos de la zona de Sigüenza. Luego se vacunará a los sanitarios de Hospitales y de Atención Primaria por orden de riesgo de contagio, luego seguirán a pacientes de alto riesgo, etc. Cuando se comience a vacunar a la población general se les informará con anterioridad o se les citará desde su Centro de Salud.

Hay varias vacunas en el mercado que irán llegando. En la actualidad se están administrando en nuestro país la fabricada por la farmacéutica Pfizer, pero luego irán llegando otras de forma progresiva. Un solo laboratorio no puede fabricar el número de dosis necesario para cubrir toda la demanda, por lo que se han comprado a distintas empresas para asegurar un suministro suficiente para la población a vacunar.

Ni en las vacunas de ARNmensajero (Pfizer o Moderna), ni en las vacunas de vectores virales (Oxford Uni-AstraZeneca o la rusa Sputnik V) se utilizan virus vivos, por lo que no pueden provocar la COVID-19 en la persona vacunada, ni alterar su material genético. Su objetivo es que el individuo al que se le administra produzca anticuerpos suficientes contra el coronavirus. Los puntos más relevantes de los que ahora podemos informarles sobre la administración de esta vacuna podemos resumirlos en varios puntos:

  • Las vacunas se administrarán de manera gratuita a través del Sistema Nacional de Salud. No se dejen estafar por charlatanes y embaucadores.
  • La vacuna se administrará de forma intramuscular en el deltoides. En personas con alteraciones de coagulación o en tratamiento con anticoagulantes orales con INR estable, salvo criterio medico específico, estas inyecciones de pequeño volumen pueden aplicarse con seguridad, aunque le recomendaremos que presiones en el lugar de inyección (sin frotar) durante dos minutos.
  • Según la disponibilidad de vacunas se establecerá un orden de prioridad de los grupos de población a vacunar en base a los criterios de riesgo.
  • La vacuna debe posponerse en personas con enfermedad aguda grave, fiebre o malestar general. Pero las enfermedades leves y sin fiebre no contraindican su administración.
  • Debe separarse al menos 7 días de otras vacunas.
  • Tras administrársele la vacuna debe permanecer en observación en la sala de espera 15 minutos, para detectar posibles reacciones inmediatas. En personas que tengan antecedentes de reacciones alérgicas graves, independiente de la causa, se mantendrán en observación durante 30 minutos.
  • Las personas con alergias a epitelio de animales, alimentos, insectos, látex pueden vacunarse sin problemas.
  • Las personas inmunodeprimidas (incluyendo VIH o tratamiento inmunosupresor) pueden y deben ser vacunados, aunque los tratamientos que reciben pueden disminuir la respuesta de su Sistema Inmunitario.
  • Embarazo y lactancia. En el momento actual no existen estudios realizados sobre la seguridad de su administración durante el embarazo. Tampoco existen datos sobre su seguridad durante la lactancia.
  • Menores y adolescentes. Todavía no se dispone de datos de seguridad en menores de 16 años de edad. Dicha vacunación se restringe a pacientes a partir de los 12 años con discapacidades neurológicas graves que acudan regularmente a centros de atención, por lo que tienen mayor riesgo de exposición al coronavirus.
  • No existe ninguna edad máxima para vacunarse.
  • La vacunación contra el SARS Cov-2 produce anticuerpos para evitar que usted enferme, pero no evita que el coronavirus llegue a su rinofaringe y que mientras se encuentre ahí, pueda contagiar a otras personas. Por ello, debemos ser prudentes y aunque estemos vacunados seguiremos guardando las medidas de seguridad (mascarilla y distanciamiento).
  • Si nos vacunamos muchos el virus lo tendrá muy difícil.

¿Cuándo y qué vacuna me pondré yo?

Pues cuando llegue el momento, y la que me toque

Back to Top